La arquitectura sostenible tiene como principal objetivo edificar bajo la premisa de la eficiencia y la sostenibilidad, utilizando materiales de origen reciclable y procurando causar el menor impacto posible sobre el medio ambiente y sobre la salud del ser humano.

Características de la arquitectura sostenible

Su principal característica es que es capaz de asegurar la eficiencia energética del edificio durante todas las fases de su vida útil: diseño, construcción, mantenimiento y su posterior demolición, y para ello se centra en los siguientes puntos:

  • Energías renovables. Los “eco-hoteles” se caracterizan porque cuentan con diversas fuentes de energía renovable. Dependiendo del lugar dónde se encuentren pueden hacer mayor uso de unas u otras. Entre estas fuentes de energía limpia cabe destacar la energía solar o la procedente de la biomasa,  . El uso de estas energías alternativas hace que se tenga que depender en menor medida de la energía eléctrica, reduciendo los niveles de CO2 y el gasto económico. Además, el agua utilizada en estos hoteles suele ser de origen pluvial; este agua se utiliza tanto para el riego de las zonas ajardinadas de las instalaciones, como para la limpieza del hotel o para las cisternas de los sanitarios, reduciendo enormemente el uso del agua procedente de los acuíferos.
  • Orientación. Los hoteles sostenibles tienen que estar adaptados a las condiciones climáticas del entorno. Los hoteles ubicados en lugares fríos se orientan hacia el sol para aprovechar al máximo la radiación solar para calentar sus instalaciones y para evitar hacer uso de la luz eléctrica. Por el contrario, los hoteles de zonas cálidas se orientan evitando la incidencia solar para reducir un posible sobre calentamiento que haga necesario el uso de equipos de aire acondicionado.
  • Ventilación cruzada. Otra de las medidas adoptadas por los hoteles construidos bajo la premisa de la sostenibilidad es que utilizan las corrientes de aire naturales para ventilar las instalaciones. Esta acción mejora enormemente la calidad del aire, el confort y la salud de los clientes, pero además reduce el uso de aparatos de climatización, extractores, ventiladores etc., con lo que se reduce a su vez el consumo eléctrico.
  • Materiales. La eco-arquitectura hace uso de materiales respetuosos con el medio ambiente, materiales que pueden reciclarse prácticamente por completo al llegar el final de su vida útil, y que en cuyo proceso de creación han generado niveles mínimos de residuos y agentes contaminantes, dicho de otra manera, los materiales que forman parte de la estructura de un hotel sostenible tienen un bajo impacto ambiental.
  • Aislamiento y estanqueidad. Además de las medidas anteriormente citadas, los hoteles sostenibles hacen un especial hincapié en la estanqueidad de sus instalaciones ya que está comprobado que los edificios convencionales pierden enormes cantidades de energía a través de su envolvente, de ventanas y de puertas, teniendo que hacer un mayor consumo en aire acondicionado o calefacción.
  • Envolvente. La envolvente del edificio tiene que carecer de grietas y fisuras, además de contar con materiales aislantes como la lana de roca u otros igualmente eficaces. Otra de las medidas adoptadas por la arquitectura sostenible es la de crear un jardín en la azotea, el cual va a cumplir con una doble misión, aislar térmicamente el hotel y recoger el agua de las lluvias.

  • Ventanas. Por las ventanas se producen enormes pérdidas de temperatura, por eso es necesario que además de contar con un doble acristalamiento, en aquellas zonas con temperaturas más extremas será necesario que los marcos de las ventanas cuenten con el sistema de rotura de puente térmico.
  • Puertas. Las puertas de los hoteles sostenibles juegan un papel crucial porque impiden los intercambios de temperatura originados especialmente por descuidos o por falta de estanqueidad. Los eco-hoteles cuentan con modernos sistemas de puertas automáticas que garantizan tanto la accesibilidad y el confort requerido por los clientes como el mantenimiento de las condiciones necesarias de temperatura y humedad del aire. Manusa cuenta con diversos tipos de puertas automáticas adaptadas para las necesidades de estos hoteles sostenibles: puertas automáticas de entrada al hotel; puertas para delimitar el acceso a áreas restringidas; puertas para separar la cocina o el restaurante del resto del hotel; puertas para sectorizar espacios o las puertas para salidas de emergencia. Todas y cada una de estas puertas cumplen con los requisitos necesarios de sostenibilidad porque, no sólo aseguran la estanqueidad de las instalaciones y los intercambios de temperatura, sino que su consumo eléctrico es limitado, contribuyendo así al cuidado del medio ambiente.

El nuevo modelo de gestión hotelera del siglo XXI ofrece al cliente alojamientos con el mayor confort y que a su vez son respetuosos con el entorno, fomentando un desarrollo sostenible de la actividad y mejorando la imagen de la empresa, pero sin perder de vista los objetivos económicos fijados por la entidad.

Manusa Puertas Automáticas