La arquitectura verde se abre camino con velocidad y se afianza poco a poco en la sociedad actual gracias al nivel de concienciación medio ambiental.

Los edificios sostenibles tratan de evitar la degradación del planeta mediante el aprovechamiento de los recursos del entorno, beneficiándose de la energía procedente del medio, y evitando a su vez el derroche de la misma.

Según datos actuales, el sector de la construcción no sólo consume un elevado porcentaje de  recursos naturales como agua, energía eléctrica y materias primas, sino que es responsable del vertido de una enorme cantidad de residuos y de gases nocivos para la atmósfera, como el CO2, principal causante del efecto invernadero.

Otro dato a tener en cuenta, es que los edificios convencionales son responsables de cerca del 50% del total de la energía que se consume a nivel mundial, a lo que hay que añadirle la cantidad de agentes contaminantes que son expulsados diariamente, así como la materia prima necesaria para su mantenimiento.

Es por todo ello que tanto la administración pública como los propios arquitectos han puesto en marcha llamada arquitectura verde. El afamado arquitecto Frank Gehry es uno de los mayores promotores de esta arquitectura sostenible; según palabras de propio Gehry, “Hay que ahorrar energía y dinero. Hacer arquitectura verde. Ahora todo tiene que ser verde.  Y es real, porque si no estamos muertos”.

Ventajas de la arquitectura verde

  • Beneficios medioambientales. La característica principal de este tipo de arquitectura es que es respetuosa con el entorno; al hacer menor uso de la energía eléctrica, se generan menos residuos y se reducen las emisiones de CO2 y de otros gases causantes del calentamiento global. 
  • Beneficios económicos. La reducción del uso de energía hace que estos edificios ecológicos reporten un beneficio económico considerable. Por otra parte, al basarse su construcción en modelos ecológicos y en sistemas de gestión eficientes, puede costar lo mismo e incluso menos que los edificios

Los edificios verdes se construyen teniendo en cuenta el entorno, e incorporan diversos sistemas que garantizan una gran reducción del uso de energía:

Uso de fuentes de energía renovable. Los edificios verdes se construyen con sistemas de recolección de agua de origen pluvial, aprovechan el calor proveniente del suelo para calentar las instalaciones y las corrientes de aire naturales para enfriarlas, se orientan de manera que se evite o aproveche la energía solar, etc., lo que provoca que, además de ahorrar hasta un 30% de energía en comparación a los edificios convencionales, sean autosuficientes y sostenibles.

Uso de materiales ecológicos. Los edificios verdes están fabricados con materiales del entorno en el que se hallan, así como con materiales reciclados, lo que supone una disminución en la energía necesaria tanto para su fabricación como para su transporte.

Instalación de puertas automáticas y otros sistemas como la rotura del puente térmico en ventanas para evitar los intercambios de temperatura entre el interior y el exterior del edificio, reduciendo la necesidad de sobrecargar los equipos de climatización o aire acondicionado.

Algunos ejemplos de edificios verdes

  • La Vela, sede de BBVA, Madrid. Esta torre de 93 metros de altura obra de los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre Meuron cuenta con el certificado LEED Oro, uno de los estándares más exigentes dentro del mundo de la eco-construcción. Este edificio elíptico cuenta con innumerables características que hacen que sea considerado como “sostenible”: fue construido con materiales de bajo impacto ambiental, se reciclan el 100% de los residuos generados, y cuenta con jardines en su azotea para recolectar el agua de las lluvias
  • The Crystal, Londres. Una de las principales características de este majestuoso edificio es que aprovecha completamente la luz natural del día. The Crystal utiliza una tecnología de iluminación inteligente gracias a la propia energía solar que se capta durante el día mediante las placas fotovoltaicas que tiene instaladas en su envolvente. Este edificio londinense además recoge las aguas de origen pluvial para autoabastecerse, y purifica las aguas residuales para potabilizarlas.
  • Edificio Píxel, Melbourne. Es el primer edificio australiano de oficinas con cero emisiones, lo que le ha otorgado la máxima distinción del Green Building Council de Australia. Este inmueble no solo es capaz de autoabastecerse, también cuenta con sistemas de recolección de agua, reciclaje de residuos y grandes extensiones verdes en su cubierta destinadas a la cosecha y que recogen el agua de la lluvia. Pero el edificio Píxel va mucho más allá, los paneles que forman su cubierta permiten controlar el paso de luz, así como la ventilación, reduciendo el uso de energía.

La arquitectura verde trata de aunar diseño y sostenibilidad, no sólo para paliar los efectos negativos sobre el medio ambiente, sino para ayudar y mejorar la calidad de vida de sus habitantes y usuarios.

Manusa Puertas Automáticas