La rehabilitación de edificios o ITE (Inspección Técnica de Edificios) es punto clave a la hora de mejorar las acciones preventivas de mejora y mantenimiento de los edificios. Estas acciones se centran principalmente en lo concerniente a la eficiencia energética, seguridad y accesibilidad, lo que a su vez se traduce en un incremento del valor de las instalaciones.

Si bien es cierto que rehabilitar un edificio puede suponer a priori un problema, especialmente debido a su costo, y al tiempo que queda inutilizable debido a las obras, las razones por las que se recomienda llevar a cabo estas mejoras son significativas.

Principales razones para rehabilitar un edificio    

  1. Problemas en la fachada que puedan poner en peligro tanto la integridad de las instalaciones como la de los usuarios de las mismas. El deterioro de la envolvente del edificio a causa de condiciones meteorológicas adversas, o los desperfectos de las zonas comunes, pueden derivar en grietas y desprendimientos peligrosos. Este deterioro además influye en el consumo energético incrementándolo enormemente debido a los intercambios de temperatura que se dan a través de estas grietas o fisuras.
  2. Deterioro o problemas en la estructura del edificio. A mayor número de años, mayor es la probabilidad de que las vigas o los pilares del edificio en cuestión vean comprometida su seguridad estructural y por ende la de sus usuarios. Los años, el uso, la humedad o los movimientos del propio terreno pueden causar daños en la estructura interna del edificio, siendo necesario invertir para reparar estos problemas y garantizar la seguridad. Afortunadamente tanto las técnicas utilizadas para la rehabilitación, como los materiales han evolucionado considerablemente, dando como resultado edificios mucho más seguros y eficientes.
  3. Mejorar la eficiencia energética. Reparar la envolvente del edificio es totalmente necesario si se quiere conseguir un buen aislamiento térmico, pero también se tienen que cambiar las puertas y ventanas antiguas si se quiere alcanzar un aislamiento real. En el caso de las ventanas, es importante que éstas cuenten con doble acristalamiento, e incluso con sistema de rotura del puente térmico para evitar la condensación dentro del edificio y sus estancias. En lo referente a las puertas, el mejor sistema para evitar los intercambios de temperatura y lograr estancias más estancas, pasa por instalar puertas automáticas. Las puertas automáticas además de reducir el consumo energético del edificio garantizan tanto la seguridad como la accesibilidad universal, pieza clave en el entramado de la regeneración urbana.

Cradle to Cradle (que traduzido à letra significa do berço ao berço), a qual está comprometida com a ecoeficiência

4. Mejorar la accesibilidad universal. Una de las ventajas de la rehabilitación de los edificios es que trae consigo mejoras en los accesos, baños públicos, etc. Los edificios rehabilitados instalan rampas, ascensores, puertas con el ancho necesario para las personas con movilidad reducida, y puertas automáticas, para garantizar que todo el mundo, independientemente de su condición física, pueda hacer uso de las instalaciones sin problema.

Ventajas de rehabilitar un edificio

Incremento del valor del edificio. Las mejoras estructurales de los edificios antiguos hacen que aumente su valor en el mercado tanto a la hora de vender el inmueble como a la hora de alquilarlo. La rehabilitación de edificios antiguos hace que éstos se revalorizan enormemente ya que las reformas otorgan al inmueble las mismas certificaciones y calidades que un edificio de nueva construcción, pero además se le añade su valor histórico y su ubicación, puesto que los edificios más antiguos son también los más céntricos.

Ahorro energético. La rehabilitación de los inmuebles supone una gran reducción del consumo energético porque se tiene que hacer un menor uso de equipos de climatización. Por otra parte, los sistemas de iluminación antiguos desaparecen en pos de los LED, se favorece la ventilación cruzada y se incrementa la estanqueidad de las instalaciones. El consumo de agua también se ve reducido gracias a nuevos sistemas de domótica o al reciclaje de las aguas pluviales.

Sostenibilidad. La disminución del consumo energético y de materias primas como el agua hace de estos edificios rehabilitados lugares más sostenibles ya que se minimiza el impacto que éstos suelen tener en el medio ambiente. La reducción en el uso de la energía convencional hace que también se reduzcan las emisiones de CO2 y de agentes contaminantes a la atmósfera, principales causantes del efecto invernadero.

Mejora estética y de confort

La rehabilitación de la fachada del edificio va a suponer una revalorización y mejora estética no sólo del propio edificio, sino de la zona en la que éste se encuentre.

Además de mejorar la estética del edificio, cabe señalar que las rehabilitaciones traen consigo un incremento en el confort de usuario. Al no producirse intercambios de temperatura entre el interior y el exterior del inmueble la temperatura en el interior se mantiene estable y se reduce el uso de aparatos de calefacción y/o aire acondicionado.

Manusa, Puertas Automáticas