Cada vez son más los foros y empresas en los que se habla e implementa el concepto de economía circular. La pretensión de este modelo es reconducir y definir el crecimiento de una compañía, destinando recursos y esfuerzos en lograr un beneficio positivo para el conjunto de las sociedades.

Este concepto económico supone apostar por las energías renovables y un modelo circular que trabaja por la construcción del capital social natural y económico. Pero, ¿cómo lo pueden desarrollar las empresas?

Muchas ya han apostado por gestiona los residuos para hacer frente a la creciente contaminación cada vez más perenne en las grandes ciudades. También es clave alargar en el tiempo los materiales y productos con los que cuenta la empresa y mejorar su durabilidad. Así se mejora el medio ambiente que rodea al ser humano en su día a día laboral y de ocio.

La economía circular y el comercio

La economía circular está generando oportunidades en los diferentes sectores de actividad y en varios nichos de mercado. Y ello repercute en ventajas ambientales y sociales.

En los ámbitos de las energías y recursos renovables es donde más comunmente podemos observar el desarrollo de la economía circula. Pero no solamente ahí. Gracias a planes estratégicos basados en la restauración y la recuperación de materiales, se puede reciclar, reparar y reutilizar equipos, maquinaría, etc.

¿Cuándo surge la economía circular?

Pero, ¿cuándo nace el concepto? Muchos hablan de que esta idea tiene un origen muy antiguo, incluso en escuelas filosóficas. Otros autores defienden que tiene su resplandor en las naciones industrializadas a partir de la década de los años 50 del siglo XX.

En la sociedad actual basada en la digitalización y el internet de las cosas, la economía circular puede llega a beber de un punto de vista virtual, inmaterial, transparente y que se retroalimenta.

Durabilidad y renovación

Grandes empresas de decenas de sectores tienen ya intrínseco el servicio avanzado de postventa de productos y servicios. El criterio de usar y tirar se está convirtiendo en la renovación de equipos y materiales. Ello permite que el cliente tenga un buen producto supervisado por la empresa y duradero en el tiempo. Con altos estándares de calidad, nivel de exigencia y máxima garantía.