La historia de Europa siempre ha tenido sus luces y sus sombras creando una conciencia colectiva rica en muchísimos ámbitos. Uno de los hechos históricos que más han marcado el mundo actual es la creación de la democracia y, sobre todo, el mantenimiento de la misma. Para homenajear a todos aquellos que lucharon y murieron por ella, en Milán se ha inaugurado La Casa della Memoria, un espacio para preservar la memoria de la conquista de la democracia y libertad en Italia.

La firma de arquitectura baukuh ganó el concurso de diseño de este edificio en 2011, y entre 2013 y 2015 se ha realizado su construcción. La idea de la firma no fue crear un espacio de memoria compartida, sino introducir un edificio que sirviera como herramienta de coexistencia de las distintas memorias que cohabitaban colectivamente en la ciudad.

Ante la imposibilidad de ignorar que el edificio es un monumento a la memoria de las victimas del terrorismo y del fascismo, baukuh decidió crear un edificio que ensalzara los grandes momentos materiales e inmateriales de la lucha por la democracia, intentando albergar las distintas memorias en un objeto preparado para conversar con las diferentes audiencias, sin centrarse sólo en un tipo de público.

Para crear este edificio se decidió hacer una fachada con ladrillos policromados de 5×5 cm cuya unión forman diferentes mosaicos, donde aparecen fotografías históricas representativas de los movimientos de lucha por la libertad. Así, con la construcción de La Casa della Memoria, se espera dar vida al nuevo distrito milanés de Isola, un distrito muy marcado por la sensibilidad social y comunitaria propia de sus habitantes.

La Casa della Memoria ha abierto sus puertas el pasado mes de abril, y esas puertas de entrada fueron creadas por Manusa especialmente para este proyecto, no sólo para encajar estéticamente a la perfección con el resto del diseño arquitectónico, sino también para cumplir una triple función. Primero, y ante todo, crear un acceso fácil y bien integrado con la fachada a ese espacio de conferencias y exhibiciones que supone La Casa della Memoria. En segundo término, apoyar a la eficiencia energética de edificio, con una apertura y cierre rápidos que las mantienen abiertas el menor tiempo posible para optimizar la climatización interior. Y finalmente, al estar situadas en las vías de evacuación, estas puertas debían ofrecer el mayor espacio de paso posible ante cualquier incidente.

Por todas estas razones se decidió instalar puertas automáticas Manusa con mecanismo antipánico integral. Las puertas funcionan en modo normal (correderas y automáticas), pero en caso de necesidad, un suave empuje de las hojas hacia el exterior permite su abatimiento y repliegue en los laterales para dejar libre el máximo espacio de paso posible y facilitar la evacuación del público en caso de emergencia.

Felicitamos a Manusa Italia por el excelente trabajo realizado en el proyecto y agradecemos su colaboración en este artículo.