Es una de las ferias más importantes del mundo, y sin lugar a dudas la más importante dentro del mundo árabe, Arab Health se alza como uno de los grandes referentes de la industria sanitaria. Desde 1975, año de su inauguración, este evento va congregando año tras año a más y más visitantes y expositores. Entre estos se encontró en esta edición, y por tercer año consecutivo, la empresa de puertas automáticas Manusa.

En este 2015, esta feria internacional cumplió su 40 aniversario a finales de enero, entre el 26 y el 29 de este mes, y acogió a casi 4.000 expositores (entre los que se encontraba Manusa) de 70 países, en un espacio de 57.000m2, que atendieron a más de 87.000 visitantes en Dubái, Emiratos Árabes Unidos.

Estos datos sólo muestran la relevancia e importancia que acarrea participar en este evento para una empresa de una extensión e internacionalidad como la que posee Manusa. Por ello, después del gran éxito que supusieron los años anteriores, este año no podía faltar.

El stand de Manusa, situado en el Hall 2 del Centro Internacional de Exhibición y Convenciones de Dubái, se expusieron dos de sus puertas que mayor relevancia e innovación llevan al ámbito sanitario.

En un primer lugar se mostró una puerta hermética corredera con hoja P50 (de 50mm de grosor, como las hojas paneladas que encontramos normalmente en quirófanos y hospitales),  con una mirilla vertical, y con hoja fija fabricada en laminado de alta densidad (HPL) con una mirilla extragrande que lleva incorporada una vidriopantalla automática. La gran ventaja que aportan estas puertas para el sector sanitario no sólo se centra en la garantía de higiene y hermeticidad gracias a su diseño, sino también por la sencillez de limpieza que hacen aún más eficiente este tipo de puerta.

En segundo lugar, Manusa expuso una guía automática Línea también con una hoja P50 montada sobre una estructura de vidrio. Esta guía automática Línea de apertura lateral ofrece un funcionamiento silencioso primordial para los hospitales, ayudando así a mantener la paz y calma que deben tener todos los internos de un centro sanitario. Además, el diseño de Línea es compacto y ofrece  gran suavidad en su funcionamiento gracias a su motor lineal síncrono de imanes permanentes. Todo esto, combinado con una velocidad de apertura regulable (entre 0.1 y 0.6 m/s), y la gran compatibilidad con la gama de accesorios Manusa (pulsadores de apertura, sensores de movimiento, detectores de proximidad…) las hacen un elemento ideal en cualquier centro hospitalario.

Esta participación de Manusa suma en el compromiso de la compañía con la mejora de nuestros centros hospitalarios, dándose a conocer a todo el mundo, y siendo parte de proyectos sanitarios de importante nivel como por ejemplo el Red Cross Hospital de Bangkok (Tailandia), el Hospital Universitario de La Fe de Valencia, o el Hospital Universitario Central de Asturias.