¿Es posible crear un edifico que tenga un consumo muy bajo o casi nulo? Este es el objetivo que la Unión Europea impuso a sus estados miembros cuando creó la Directiva 2010/31/UE, donde estableció que a partir de 2020 todos los edificios que se creen deberán ser Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo (EECN), y, si esos edificios son públicos, deberán cumplir esta directiva antes de 2018.

¿Qué es un Edificio de Consumo de Energía Casi Nulo?

La nueva Directiva Europea introdujo un nuevo concepto sobre un edificio que tuviera un nivel de eficiencia muy elevado, los EECN. Estas construcciones deberán hacer un uso casi nulo o muy bajo de energía, que deberá proceder (en gran medida) de fuentes de carácter renovable, ya sea energía producida por fuentes renovables in situ como por fuentes energéticas verdes del entorno, dejando de lado los recursos no renovables.

¿Cómo se calcula si un edificio cumple las normas?

Para medir la eficiencia energética de una nueva construcción se tomará como referente la media de demandas térmicas que requiera el edificio, demandas que se basarán en el uso de la calefacción, refrigeración y aires acondicionados. De ahí la gran importancia que supondrá la incorporación de puertas automáticas para controlar las fugas de temperatura en todos los nuevos edificios con certificado EECN.

Estas demandas térmicas se expresarán mediante un indicador de eficiencia energética y un indicador numérico del consumo de energía primaria.

¿Quién marca los criterios de medición?

A pesar de ser una imposición europea, el organismo internacional ha dejado a cargo de cada estado miembro la especificación de qué es un EECN. Según el último estatus de la Unión Europea, la situación actual de la aplicación de la directiva es la siguiente:

  • 15 países ya han hecho públicas las características de sus nuevos edificios: Austria, Bélgica, Croacia, Chipre, República Checa, Dinamarca, Estonia, Irlanda, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Holanda, Rumania, Eslovaquia y Reino Unido.
  • 3 países ya tienen una normativa a la espera de ser aprobada: Bulgaria, Italia y Eslovenia.
  • 12 de los estados miembros aún no tienen una normativa desarrollada: Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Malta, Polonia, Noruega, Portugal, España y Suecia.

El papel de Manusa y sus puertas automáticas

En Manusa somos conscientes de la necesidad de adaptación de los edificios a una normativa tan importante y ambiciosa para el medio ambiente (y para nuestra economía), por eso aplicamos innovación y tecnología a todas nuestras puertas automáticas con el fin de hacerlas lo más eficientes posible.

Está demostrado que una velocidad mayor de apertura y cierre que evite que las puertas permanezcan abiertas un tiempo mayor del estrictamente necesario, siempre cumpliendo las normativas de seguridad, es la mejor manera de optimizar la eficiencia energética en los accesos. De esta forma, se consigue sacar el máximo partido a aires acondicionados, calefacción o refrigeración, manteniendo un nivel alto de sostenibilidad y eficiencia energética, a la vez que se facilita el acceso a los usuarios a través nuestras puertas automáticas.