Los hoteles tienen una gran importancia dentro del sector del turismo, de ahí que tengan que prestar especial atención a sus clientes, adaptándose a sus necesidades y expectativas. Uno de los puntos más relevantes para muchos clientes a la hora de contratar un servicio hotelero es el relativo a la accesibilidad. La facilidad con la que cualquier persona, independientemente de su condición física o mental, pueda acceder a las instalaciones, va a determinar en gran medida el volumen de reservas y el éxito del establecimiento, es decir, su rentabilidad.

Con el fin de alcanzar los objetivos de accesibilidad universal requeridos, los hoteles pueden optar por instalar diversos sistemas para facilitar y mejorar la experiencia de sus huéspedes.

Sistemas de optimización de acceso

Sistemas biométricos. Los sistemas biométricos sirven para identificar a una persona mediante huellas dactilares, el iris, la retina o los rasgos faciales entre otros, evitando el uso de llaves, tarjetas o contraseñas que puedan ser extraviadas u olvidadas. Aunque se trata de un sistema bastante novedoso, hay hoteles que en la actualidad están utilizando esta tecnología para automatizar el acceso a sus instalaciones. Al registrar al huésped en el hotel se asocian sus huellas dactilares tanto a la habitación como al resto de servicios que tiene contratados, prescindiendo del uso de ningún otro elemento para acceder a las instalaciones. Además, la biometría se puede utilizar también para pagar por los servicios extra que ofrece el hotel, el Ushuaia Ibiza Beach Hotel utiliza este sistema, evitando que sus clientes tengan que llevar dinero en metálico o tarjetas de crédito en el bar de la piscina.

Estos sistemas además de suponer un mayor confort para el cliente, ayudan a los hoteles a la hora de tener un seguimiento más exhaustivo de sus clientes, delimitando áreas y evitando que accedan a las instalaciones personas no registradas, incrementando así la seguridad.

Puertas automáticas.

Las puertas automáticas son uno de los elementos más importantes dentro de los hoteles ya que cumplen con diversos cometidos:

  • Las puertas automáticas de la entrada permiten un fácil acceso al vestíbulo del hotel. Su sistema de detección de personas y su ancho hacen que ni las personas con movilidad reducida ni aquellas que van cargadas con las maletas tengan que realizar ningún tipo de esfuerzo a la hora de acceder al hotel, facilitando la movilidad y creando una sensación de amplitud.
  • Otra de las características que hace imprescindible el uso de puertas automáticas en los hoteles es el referente a la sectorización y a la movilidad tanto de clientes como de trabajadores. Las puertas automáticas pueden dividir diferentes áreas, impidiendo el acceso de los clientes a las zonas privadas dónde solo tiene acceso el personal del hotel, o evitando que los clientes que no han pagado por ciertos servicios disfruten de los mismos.
  • Seguridad. Las puertas automáticas sirven también para separar zonas de riesgo de incendio, como las cocinas, del resto de las estancias, impidiendo la propagación del fuego en caso de que se origine. Además, pueden instalarse en vías de evacuación puertas con sistema antipánico integral, para facilitar el desalojo del edificio en caso de emergencia
  • Estética. La puerta de entrada es la primera impresión que los clientes tienen de un establecimiento. Un acceso automático cuidado y en consonancia con el resto del establecimiento puede ayudar a atraer más clientes movidos por la expectativa de encontrar interiores acordes a la fachada. Por su parte, las puertas automáticas de interior aportan un toque de modernidad y distinción.

Sistemas de control de acceso.

  • Pasillos monitorizados con paneles ocultables o batientes (Express Gates y Slim Gates). Los pasillos motorizados ayudan a restringir el acceso a zonas como los gimansios o los spas de los hoteles por parte de aquellos clientes que no tengan autorización para usarlos. El sistema exclusivo de apertura de Manusa garantiza una seguridad total tanto para el usuario como para el establecimiento.
  • Torniquetes trípode (Trio Gates). Es el sistema más clásico y seguro a la hora de proteger áreas restringidas. Los torniquetes sirven para sectorizar zonas y para proteger áreas de acceso restringido.

Todos los sistemas de control de acceso de Manusa permiten la integración de cualquier sistema de validación o identificación, ya sea la biometría o el uso de llaves o tarjetas electrónicas.

Ventajas de instalar accesos automatizados

Existen numerosos beneficios a la hora de instalar accesos automáticos en los hoteles:

  • Seguridad. Es uno de los puntos más importantes porque impiden la entrada a ciertas zonas a personas no autorizadas, y en aquellos casos en los que se hace uso de la biometría, se incrementa la seguridad notablemente ya que no existen elementos como tarjetas o llaves que puedan ser extraviadas, robadas u olvidadas.
  • Eficiencia energética. Los actuales sistemas de acceso pueden ahorrar grandes cantidades de energía. Las puertas automáticas permanecen abiertas únicamente cuando es necesario, evitando que se produzcan intercambios de temperatura innecesarios entre el interior y el exterior del hotel, minimizando el consumo energético y reduciendo las emisiones de CO2.
  • Accesibilidad universal. Los accesos automatizados permiten el libre paso de clientes y trabajadores sin importar su condición física.
  • Confort. Los sistemas actuales de acceso automático permiten que los clientes puedan disfrutar de una experiencia grata con todas las garantías propias de un lugar destinado a disfrutar de su tiempo de ocio.
  • Estética. Mejoran la imagen del establecimiento, dontándolos de un toque de prestigio y distinción.