Cada vez es mayor la necesidad de controlar y agilizar la afluencia de público o usuarios en lugares públicos, necesidad que viene dada a su vez por diversos factores:

  • Ayudar y facilitar el acceso a personas con movilidad reducida.
  • Mantener un correcto control en el aforo para evitar aglomeraciones y problemas en caso de que exista necesidad de evacuar por emergencia.
  • Por razones de seguridad.
  • Para realizar el conteo de clientes en locales y comercios.
  • Para mantener una correcta climatización dentro de los edificios.
  • Para agilizar el flujo de personas y trabajadores.

Las puertas automáticas y los sistemas de control de acceso son cada vez más comunes, pudiendo encontrarse en la gran mayoría de los edificios o lugares públicos, y es que este tipo de puertas son de gran ayuda a la hora de agilizar y controlar el acceso gracias a su avanzada tecnología.

Las puertas automáticas son elementos clave en la eliminación de barreras, ya que permiten que cualquier persona pueda acceder fácilmente y sin tener que realizar un esfuerzo extra a cualquier edificio o transporte público, lo que garantiza la equidad de los ciudadanos. Además de ello, las puertas automáticas ayudan y facilitan a que el paso de personas y trabajadores sea fluido, mejorando la experiencia de clientes y usuarios de las mismas y evitando a su vez colas, aglomeraciones y posibles accidentes.

Por otra parte, estas puertas sirven tanto para controlar como para delimitar el aforo en locales, edificios y estadios gracias a sus modernos y sofisticados sistemas de conteo, los cuales a su vez son de gran ayuda en comercios. Manusa por ejemplo, cuenta con un potente sensor de visión estereoscópica, que ofrece datos precisos en tiempo real, estableciendo así patrones de conducta de los consumidores y ofreciendo datos de gran relevancia a comercios y negocios.

Tal y como se mencionaba en el apartado anterior, gracias al control que ejercen las puertas automáticas en cuanto al aforo se refiere, se incrementa drásticamente la seguridad tanto en edificios como en el transporte público. Al conocer el aforo real de las instalaciones, el ámbito de actuación y evacuación en caso de emergencia es superior y eficiente, pudiendo actuar ante cualquier problema de una forma más controlada. Además, las puertas automáticas con mecanismo antipánico integral de Manusa, que permite abatir las hojas por simple empuje manual para conseguir el máximo espacio de paso en caso de emergencia, ayudan a realizar una evacuación más rápida y segura en caso de emergencia.

Las puertas automáticas, aparte de facilitar el acceso a ciertas instalaciones o transportes, van a ser también de gran ayuda a la hora de aislar térmicamente los mismos, y para mantener una correcta climatización, lo que a su vez va a suponer un gran ahorro energético. Además, gracias a este ahorro, se reducirán las emisiones de los gases causantes del efecto invernadero, ayudando a su vez a la protección del medio ambiente.

Es esencial mantener cierto control sobre las personas que accede a los lugares públicos y medios de transporte, por lo que hacer uso de puertas automáticas y sistemas de control de acceso para lograr este fin se convierte en un objetivo esencial para alcanzar la seguridad y confort requeridos.