El coste energético en un hotel ocupa un aspecto destacable en la cuenta de gasto, entre un 3% y un 6% de los costes de explotación provienen de este aspecto. Además, en muchos casos, la eficiencia energética está lejos de lograrse, por lo que, con una serie de inversiones se puede producir un importante ahorro energético.

Hay varios aspectos fundamentales que hay que cuidar. El primero de ellos la climatización. La calefacción y el aire acondicionado son fundamentales en estos establecimientos, ya que de ellos depende en gran medida el bienestar de los clientes. Eso no significa que deba gastarse indiscriminadamente. Al contrario, se puede conseguir un ahorro energético importante en la climatización de un hotel sin que vaya en perjuicio de los clientes, si se introducen una serie de medidas como el aislamiento térmico del edificio, el uso de bombas de calor, el control y regulación de temperaturas y ventilación o la substitución del gasóleo por gas natural, entre otras.

Junto con la climatización, la producción de agua caliente sanitaria es otro de los gastos energéticos más importantes en un hotel, representando ambas el 50% de la energía consumida. Por ello es importante disponer de sistemas como los diseñados en el proyecto “Optimización de la climatización por sustitución de enfriadoras y recuperación del calor para agua caliente sanitaria”, que ha demostrado la eficiencia de una bomba de calor aerotérmica que usa energía renovable para producir agua caliente o fría para climatización y que a la vez proporciona agua caliente sanitaria de forma gratuita en su sistema de recuperación. Los hoteles que participaron en el proyecto han reducido un 34% sus costes de climatización y más de un 47% los de producción de agua caliente sanitaria, cubriendo de esta forma hasta el 70% de sus necesidades de agua caliente.

Proyectos para ayudar en el ahorro energético de los hoteles hay muchos, ya que es un aspecto que preocupa a los propietarios, no sólo por su coste, sino también para cuidar del medio ambiente. Por ejemplo, existen herramientas online que permiten a un hotel calcular su consumo energético, buscar las opciones energéticas más sostenibles, calculando la inversión que necesitan, así como su rentabilidad y el plazo de retorno de esa inversión.

El sistema de iluminación, los ascensores, el sistema de lavandería y cocina son también aspectos susceptibles de mejora para conseguir ese ahorro energético. Incluso cambiar las puertas de acceso al establecimiento por unas puertas automáticas puede ser un primer paso en esa apuesta por la eficiencia energética.

En todos estos puntos de mejora la innovación tecnológica es clave para lograr disminuir el coste energético en un hotel, así como apostar por las energías renovables y la biomasa. Las calderas de alta eficiencia, las soluciones de control y monitorización o la climatización eficiente son algunas de las cosas que se pueden introducir.

Además los propietarios pueden acogerse al Plan de Rehabilitación de Edificios Existentes del IDAE, que cuenta con 125 millones de euros en ayudas y con subvenciones de hasta el 30% a fondo perdido para actuaciones integrales que favorezcan la eficiencia energética y el uso de renovables.