A raíz del incremento de atentados y catástrofes naturales se está prestando una mayor atención a los planes de evacuación hospitalaria. Es totalmente necesario asegurar el bienestar y la integridad física de los pacientes hospitalizados, especialmente de aquellos que se encuentren en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en caso de que se origine una posible emergencia ocasionada por un agente externo o interno, como por ejemplo un incendio.

Aunque es bastante improbable que se tenga que evacuar un hospital por completo, es necesario contar con un plan de evacuación integral que garantice la seguridad de los afectados en caso de catástrofe. Este plan tiene que estar perfectamente definido y ser conocido por todo el personal sanitario, por lo que es totalmente necesario que se lleven a cabo simulacros de forma periódica a modo de entrenamiento.

¿Cómo funciona un plan de evacuación hospitalaria?

Los planes de evacuación tienen que estar perfectamente definidos para poder actuar con la mayor rapidez posible en caso de emergencia. Cuanto más rápida sea la evacuación, mayor será el porcentaje de éxito de la misma.

Existen diversas pautas a seguir a la hora de llevar a cabo exitosamente una evacuación hospitalaria:

  1. El personal sanitario tiene que tener formación en prevención y control de riesgos.
  2. En caso de riesgo, la evacuación tendrá que llevarse a cabo ordenadamente y cumpliendo en todo momento el protocolo de actuación.
  3. Será necesario establecer un orden de prioridades a la hora de evacuar a los pacientes, el conocido como triaje, siendo aquellos que se encuentran en un estado más grave los primeros en abandonar el edificio con el fin de poder estabilizarlos lo antes posible.
  4. Fijar el lugar dónde se llevará a cabo la evacuación. Es muy importante contar con un lugar para poder trasladar a los enfermos. Normalmente se trata de otra ala en el mismo hospital, lo que se conoce como “evacuación horizontal”. Este traslado tiene que garantizar que el paciente reciba todos los cuidados, así como el soporte vital necesario para que su salud no se vea perjudicada.

Prevención: la clave de un plan de evacuación exitoso

La dificultad para evacuar un hospital es muy superior a la de otros edificios, debido a que existen muchas personas que se encuentran gravemente enfermas o presenten problemas de movilidad. Precisamente debido a este hándicap, la prevención se vuelve un elemento totalmente necesario dentro de los protocolos de evacuación hospitalaria.

Prevenir atentados o catástrofes naturales es prácticamente imposible, pero sí se puede centrar la prevención de accidentes fortuitos como incendios o escapes de agentes contaminantes.

En el caso de la prevención frente a un incendio es necesario que el hospital cumpla con una serie de requisitos:

  • Tiene que disponer de los equipos y sistemas necesarios para detectar y poder extinguir el incendio en su forma más incipiente (alarmas antiincendios, extintores, mangueras, etc.).
  • Sectorización. Es primordial que las diferentes áreas del hospital puedan delimitarse, especialmente aquellas que son susceptibles de sufrir un incendio (cocinas, lavandería, zonas con un elevado número de equipos conectados a la corriente eléctrica…). Los materiales con los que se construya o remodele un centro hospitalario tienen que ser ignífugos, pero lo más importante es contar con un sistema cortafuegos, es decir, se vuelve indispensable el contar con puertas resistentes al fuego.
    • Las puertas resistentes al fuego de Manusa cumplen con la función de separar el fuego de una sala de la sala contigua, impidiendo su propagación, delimitando espacios dentro de un mismo edificio e incrementando la seguridad. Este tipo de puertas actúan durante 30 ó 60 minutos impidiendo que las llamas y los gases pasen de una estancia a otra, dejando el tiempo suficiente para evacuar el edificio.
  • Evacuación. Además de contar con puertas resistentes al fuego, es imprescindible que los accesos y salidas del hospital estén preparados para poder evacuar tanto a los pacientes como al personal sanitario de la forma más ágil y rápida posible. Para poder realizar la evacuación en el menor tiempo posible es necesario que las instalaciones cuenten con puertas automáticas para evacuación.
    • Manusa tiene puertas especiales con sistema antipánico integral para la evacuación de grandes superficies como hospitales. Estas puertas combinan la funcionalidad de las puertas automáticas con la posibilidad del abatimiento de las hojas, ofreciendo un gran ancho de paso que garantiza una rápida evacuación de las instalaciones bajo la mayor seguridad.
  • Accesibilidad. Los centros hospitalarios tienen que ser lo más accesibles posible; las entradas y salidas tienen que estar despejadas y señalizadas para que los bomberos puedan acceder al interior lo más rápido posible. Por otra parte, es necesario que el interior del edificio también tenga correctamente señalizadas las salidas de emergencia, así como los extintores u otros sistemas de detección y prevención de incendios.

Manusa Puertas Automáticas