Los centros de salud, y principalmente los hospitales, requieren de un acceso fácil a las instalaciones. Las puertas automáticas ubicadas en entradas principales, secundarias y de emergencia, o las situadas en áreas quirúrgicas, permiten un flujo de acceso más ordenado y rápido, al mismo tiempo que maximizan la higiene y garantizan la hermeticidad donde sea necesario.

Las puertas automáticas pueden clasificarse por tipo de apertura. Dentro de este grupo se diferencian las correderas, las giratorias y las batientes. Las correderas y las giratorias son las más adecuadas para las entradas, ya que permiten una circulación intensa de personas. Asimismo, las puertas correderas posibilitan la sectorización, es decir la delimitación de zonas y la creación de nuevos espacios.

Pero no todas las puertas automáticas tienen las mismas características y por tanto no todas sirven para lo mismo. Por ello, en un complejo hospitalario, requeriremos de varios tipos de puertas, y las puertas herméticas son clave por su funcionalidad e higiene. Estas puertas son principalmente importantes dentro del área quirúrgica donde la hermeticidad es una necesidad constante para mantener ambientes con condiciones de presión diferentes.

En Manusa podemos ofrecer cuatro tipos de puertas herméticas distintas, siendo cada una de ellas adaptable a diversos proyectos, y permitiendo la incorporación de accesorios que mejoran su funcionalidad: puertas correderas, batientes, emplomadas para salas de radiología o acristaladas para salas de observación. Todas ellas son un conjunto de operador Visio Hermético, que ofrece la más elevada hermeticidad del mercado gracias a su cierre hermético de doble sellado y una hoja fabricada en materiales nobles como el laminado de alta densidad, el acero inoxidable o el vidrio.

Las puertas herméticas correderas y batientes están diseñadas para asegurar la hermeticidad, la funcionalidad y la higiene mediante prestaciones únicas. Ambas cuentan con una mirilla con cámara enrasada, de elegante diseño y fácil limpieza y de tiradores manillón o uñeros insertados. La diferencia entre estos tipos de puerta, tal como indican sus nombres, radica en el tipo de apertura: las correderas constan de hojas que se deslizan para formar una apertura central o lateral, mientras que las batientes pueden presentar una hoja o doble hoja que abaten hacia el interior o el exterior.

Adicionalmente, estas dos aperturas pueden encontrarse en la puerta hermética para salas radiología cuyas hojas contienen láminas de plomo que imposibilitan el paso de rayos X y se superponen al plomo presente en las paredes de la sala para garantizar el máximo aislamiento.

Por último Manusa ofrece una puerta automática que combina la hermeticidad con la transparencia: la puerta hermética acristalada Clear View. Esta puerta permite un aislamiento hermético ideal para salas de observación ya que, por su transparencia, permite un control total del interior, al mismo tiempo que mantiene las condiciones de temperatura, humedad y presión requeridas.

Para otras zonas del hospital, además, son necesarios otros tipos de puertas que garanticen la seguridad en otros aspectos. Por ejemplo las puertas con carpintería abatible para vías de evacuación, presentan la funcionalidad de una puerta automática con la posibilidad de abatir las hojas mediante el empuje manual en caso de emergencia y facilitar así de forma más rápida el desalojo del edificio. Y por otro lado nos encontramos las puertas resistentes al fuego, que son no solo idóneas, sino muchas veces necesarias para la sectorización de determinadas zonas con mayor riesgo de incendio, ya que evitan la propagación del fuego fuera de ellas y su extensión por la totalidad del recinto hospitalario.

En Manusa entendemos los hospitales como edificios especiales, con ciertas características intrínsecas que hacen que nuestro trabajo con ellos requiera una gran versatilidad en nuestros productos y, como siempre, una gran calidad. Y Manusa siempre cumple, de ahí que centros como el Hospital Universitario Central de Asturias, el Hospital Universitario La Fe de Valencia, o el Red Cross Hospital de Bagkok (Tailanda), entre otros, confíen en nuestros servicios. Y nosotros confiamos en ellos.