La tecnología es clave para el desarrollo humano, ha sido creada con la finalidad de hacer la vida de las personas más sencilla, eliminando barreras y ayudando a aquellos que ven mermadas sus facultades físicas o psíquicas, permitiéndoles desarrollar actividades cotidianas de la manera más natural posible, independientemente del estado físico en el que se encuentren.

Según datos del INE, “en España, en menos de 30 años se ha duplicado el número de personas mayores de 65 años”, en el año 2050 se espera que esta cifra ronde el 30% del total de la población. Por otra parte, estudios del Eurostat, la Oficina de Estadísticas Europea, revelan que en sólo cien años, el porcentaje de población mayor se habrá disparado del 10% al 33%.

Según estos datos, se hace evidente la necesidad de contar con nuevas tecnologías que ayuden a las personas mayores y con problemas de movilidad en su vida diaria, y uno de los puntos donde más énfasis hay que poner es precisamente en los centros para mayores.

El futuro de las personas mayores: residencias automatizadas        

Derivado de este envejecimiento de la población, se ha incrementado el interés por parte de los gobiernos del desarrollo y la implementación de sistemas que se adapten a las personas con problemas de movilidad generados por la edad. Para poder mejorar la calidad de vida de las personas mayores, se están implementando en las residencias y centros de mayores, mecanismos automatizados de todo tipo, siendo la domótica uno de los sistemas más utilizados.

En la actualidad existen dos maneras de automatizar las residencias: los sistemas integrados de salud y la salud de las redes privadas.

  • Sistemas integrados de salud. Estos sistemas incorporan microprocesadores y sensores en la ropa de los usuarios y en los aparatos que suelen utilizar, de modo que recogen datos sobre la salud del paciente y sobre sus hábitos de uso, minimizando los posibles riesgos gracias a la información obtenida.

 

  • Por otra parte, las redes privadas de salud hacen uso de la tecnología inalámbrica, interconectando los diferentes dispositivos portátiles, almacenando los datos extraídos sobre la salud de los usuarios en una gran base de datos. Estas cifras ayudan a mejorar los sistemas domóticos en los hogares para la tercera edad, lo que se traduce en que las personas mayores o discapacitadas pueden mantener su independencia sin perder calidad de vida ni seguridad.

Las “residencias inteligentes” cuentan con diferentes sistemas de seguridad, alertas, asistencia en caso de emergencia, prevención frente a caídas, temporizadores automáticos, etc., sistemas que en definitiva, ayudan a que el individuo se sienta más seguro y más independiente.

Uno de los elementos más importantes en la vida cotidiana de las personas mayores o con problemas de movilidad es el referente a las puertas. Estos elementos de paso pueden complicar la vida de los ancianos de manera exponencial porque en muchas ocasiones se necesita fuerza y destreza para abrirlas, y algunos de los usuarios necesitan de la ayuda de andadores, o van en silla de ruedas, de modo que la mejor solución para ayudar a las personas con escasa movilidad a tener plena libertad y movilidad pasa por instalar puertas automáticas.

Las puertas automáticas se pueden instalar en cualquier lugar de paso de las residencias, tanto en la entrada principal como en los accesos a cualquier otra sala o habitáculo, habitaciones o cuartos de baño, permitiendo un ancho de paso suficiente para que las personas que necesitan de andadores, cuidadores, muletas o sillas de ruedas no tengan que realizar ningún esfuerzo extra y puedan disfrutar libremente de cada una de las estancias de la residencia.

Además, las puertas automáticas Manusa cuentan con diversos dispositivos como los detectores de proximidad, o los de presencia y movimiento, accesorios que eliminan por completo la necesidad de que el usuario tenga que hacer esfuerzo alguno de tipo físico para abrir o cerrar las puertas, o para acceder a cualquier tipo de estancia.

Otra opción que ofrece Manusa, es la de instalar iluminación de tipo LED en las hojas de las puertas automáticas. Aunque este tipo de iluminación en un principio ha sido diseñado con la finalidad de reforzar la imagen corporativa de las empresas, también puede utilizarse para señalizar las puertas y reforzar la accesibilidad gracias al aumento de su visibilidad.

Las residencias automatizadas tienen que ofrecer a sus usuarios confort y seguridad, siendo  totalmente accesibles para poder garantizar la inclusión de todos y cada uno de ellos. Que las residencias cumplan con estos criterios va a ser fundamental para que los residentes alcancen ciertos aspectos de bienestar como, independencia y autonomía, o la garantía de derechos, ya que el hecho de residir en un centro de mayores no tiene por qué implicar la pérdida de derechos humanos y de su propia libertad como individuos.

Manusa Puertas Automáticas