Los hospitales son centros cuya demanda de recursos se incrementa con los años, ya sea por el alto volumen de gente que pasa por ellos diariamente, o bien por el aumento del uso de aparatos y tecnología para llevar a cabo su actividad, por lo que incidir en un mejor uso de estos recursos tiene que ser un objetivo primordial a la hora de alcanzar la categoría de “hospital verde o sostenible”.

Derivado del tremendo dispendio de recursos surge la idea de fomentar los “hospitales sostenibles”, cuya finalidad no es otra que la de mitigar el impacto de éstos sobre el medio ambiente, convirtiéndolos en instituciones ecológicas y medioambientalmente sostenibles.

Existen diversas medidas a la hora de alcanzar la categoría de hospital “verde”, pero la mayoría pasan por reducir el consumo procedente de energías no renovables, incrementando por tanto el uso de energías limpias, reduciendo a la producción de residuos dañinos para el medio ambiente, y garantizando y mejorando la calidad de los servicios, así como el confort, bienestar y seguridad de sus usuarios.

Medidas para fomentar los hospitales sostenibles

Existen una serie de medidas necesarias a la hora de alcanzar la sostenibilidad en los hospitales, algunas de gran simplicidad y otras que requieren una mayor inversión de capital, pero todas ellas, además de ser respetuosas con el medio ambiente, proporcionarán un gran ahorro económico a medio y largo plazo.

  • Uso de ventilación e iluminación natural.
  • Mantenimiento y revisión periódica de calderas y equipos de climatización.
  • Instalación de luminarias de bajo consumo o LED así como la instalación de sistemas de detección de personas en aquellos lugares o estancias con escaso flujo de personal.
  • Uso de equipos electrónicos con sistemas de ahorro de energía.
  • Uso de energías renovables como la solar, geotérmica, biomasa y aguas de origen pluvial.
  • Aislamiento térmico de fachadas y azoteas mediante la reparación de grietas y fisuras, insuflando materiales aislantes dentro de las cámaras de aire, uso de telas asfálticas, etc.
  • Sustitución tanto de los equipos electrónicos como de climatización obsoletos por otros actuales y con certificación energética de tipo A.
  • Sustitución de los marcos de las ventanas por otros con rotura de puente térmico, así como la instalación de doble cristal para evitar los intercambios de temperatura entre el interior y el exterior.
  • Reciclaje de materiales, así como incrementar el uso de materiales de origen reciclado.
  • Cambio de las puertas tradicionales o manuales por puertas automáticas. Este es un punto de gran importancia ya que los hospitales son lugares con gran afluencia de personas. Mediante la instalación de puertas automáticas no sólo se mejorará la estanqueidad del edificio, sino que además se evitarán los intercambios de temperatura en gran medida gracias a que estas puertas permanecen abiertas tan solo cuando es necesario.
  • Instalación de puertas herméticas automáticas en las zonas quirúrgicas, que ayudan a mantener la presión requerida en ambientes limpios, evitando el derroche de energía que supone un aislamiento insuficiente

Los hospitales verdes o sostenibles son la puerta a un estilo de vida más saludable tanto para las personas que hacen uso de ellos como para el medio ambiente.