Los controles de acceso a los edificios son cada vez más habituales, y los encontramos en prácticamente cualquier espacio, ya sea en edificios gubernamentales, hospitales, centros deportivos, congresos, así como en  sedes y edificios de oficinas de una empresa.

El principal objetivo de apostar por la instalación de los controles de acceso es el relacionado con la seguridad, tanto de las personas, como del propio edificio. En un mundo tecnológico como el actual, los sistemas de seguridad  evolucionan con rapidez y ofrecen más funciones y un mayor nivel de integración. En realidad, los diferentes sistemas y subsistemas de seguridad funcionan mejor si se comportan como un único sistema capaz de responder a todos los riesgos específicos de una instalación e incluso a algún tipo de ataque.

Además de limitar notablemente la posibilidad de sufrir algún tipo de intrusión, los controles de acceso sirven de ayuda a la hora de controlar el aforo de los edificios, mejorando la experiencia de todos los usuarios e incrementando la seguridad global del edificio. No debemos olvidar que estos modernos accesos garantizan el libre paso a Personas con Movilidad Reducida (PMR), siendo elementos eliminadores de barreras.

Ventajas de los accesos de control

Los controles de acceso aportan una serie de ventajas añadidas a la empresa:

  • Sectorización. Mediante la instalación de los controles de acceso se impide que personal y/o vehículos no autorizados puedan acceder a áreas destinadas únicamente al personal de la empresa, es decir, se incrementa la seguridad anti-intrusión. Pero se puede ir más allá, ya que, en caso de ser necesario, permiten delimitar o restringir el paso a ciertos miembros de la propia organización, mediante el uso de lectores de huellas o tarjetas. De hecho, actualmente son muchas las empresas que han incorporado lectores de huella en sus instalaciones, obteniendo así datos en tiempo real sobre la hora de entrada y salida de sus trabajadores al centro, y datos sobre los accesos de éstos a zonas delimitadas y controladas, como puedan ser los almacenes o las oficinas.
  • Control de aforo. Gracias a la instalación de sistemas de control de acceso en la entrada de los edificios, se puede tener un mayor control de las entradas y salidas tanto del personal como de clientes. De esta forma, se respetan los aforos reales de los centros y ayudamos al personal de seguridad frente a posibles hurtos o problemas. Por otra parte, los sistemas de conteo que pueden instalarse, además de garantizar la seguridad, van a ayudar a las empresas a poder realizar un cómputo más exacto sobre el volumen de clientes y el gasto medio que éstos hacen según el tiempo que permanecen dentro del establecimiento. 
  • Mayor seguridad en caso de emergencia. Tener datos exactos y en tiempo real sobre el número de personas que se hallan en el interior del recinto a la hora de enfrentarse a una emergencia, es de vital importancia para gestionar una posible evacuación.
  • Incremento de la productividad. Al tener datos reales sobre la actividad de los empleados (hora exacta de entrada y salida, descansos, tiempo medio de permanencia en el almacén, etc.) se pueden tomar medidas correctivas más precisas y exactas en caso de que se necesiten.
  • Competitividad e imagen. Gracias al control de los accesos se recorta el tiempo dedicado a la gestión del aforo y a la seguridad. También se obtienen datos más precisos sobre el comportamiento de los clientes y de los trabajadores, lo que origina que se pueda mejorar la calidad del servicio prestado. Además, la instalación de estos sistemas de acceso, aportan como valor añadido a la empresa un aire de sofisticación, modernidad y seguridad.

Modelos de control de accesos

Existen diversos modelos para el control de acceso:

Pasillos motorizados con paneles ocultables (Express Gate). Están compuestos por un elegante mueble que sirve de soporte a los paneles de vidrio deslizantes, las fotocélulas de seguridad, los lectores de control de acceso y el sistema exclusivo de Manusa para la apertura de paneles.

Pasillos motorizados con paneles batientes (Slim Gate). Los paneles de vidrio son batientes, lo que supone un ahorro de espacio en la composición de los muebles de soporte. Destacan por su seguridad, alto nivel de confort y el diseño más exigente.

Torniquetes (Trio Gate). Son la forma más clásica y segura de proteger las áreas de acceso restringido. Se componen por aspas rotativas ancladas en un mueble.

Portillos batientes (Swing Gate). Combinables con otros dispositivos como torniquetes y pasillos para proveer a la instalación de un acceso adaptado a necesidades especiales.

Molinetes para exteriores (Spin Gate), con alturas diversas y, como el resto de los sistemas, con posibilidad de ser dotados con lectores de tarjeta o huella, entre otros, así como con sistemas de monitorización para obtener datos en tiempo real sobre los accesos y el aforo si así fuera requerido.

En definitiva, los controles de acceso en una empresa pueden incrementar considerablemente los márgenes de beneficio y reputación de la misma. Pero sin duda alguna, una de las mayores ventajas que ofrecen estas instalaciones, es el apoyo y ayuda a la hora de realizar seguimientos de una o varias zonas, delimitando su uso a todo aquel que no esté autorizado para ello e incrementando considerablemente el nivel de seguridad de los usuarios que se encuentran dentro de las instalaciones.

Manusa Automatic Doors