Actualmente los edificios son los responsables del 40% del consumo energético total, de manera que la sostenibilidad de éstos debe ser un requisito primordial en las nuevas construcciones e incluso en las ya existentes.

Principales requisitos que ha de cumplir un edificio para poder ser  considerado sostenible o LEED

LEED o Leadership in Energy & Environmental Desing (Liderazgo en energía y diseño medioambiental) hace referencia al sistema de certificación de edificios sostenibles desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos. Esta certificación es de uso voluntario y su objetivo es alcanzar estrategias que permitan una mejora global en el impacto medioambiental de la industria de la construcción.

  • Un edificio debe ser eficiente energéticamente, tiene que ser capaz de optimizar la energía, reutilizando o transformando la energía ya empleada.
  • Su estructura tiene que ser capaz de aprovechar los recursos naturales como la luz solar y la ventilación natural, para ello los sistemas de puertas automáticas juegan un papel primordial ya que evitan que el calor o el frío se disipen.
  • Tiene que utilizar energías renovables que produzcan la menor contaminación posible, evitando así las emisiones de CO2 a la atmósfera.
  • Que esté integrado tanto en el ecosistema como en el entorno sociocultural y arquitectónico de la zona dónde se encuentre.
  • Que su principio fundamental se asiente sobre la base de ahorro energético, lo que se traducirá a su vez en ahorro económico.

Tal y como se observa, son innumerables las ventajas derivadas de la edificación sostenible, pero las más importantes se traducen en beneficios medioambientales y financieros, a saber:

  • Se reducen las cantidades de emisiones nocivas y de residuos, se aumenta el uso de energías renovables (luz solar, viento, material reciclado), el uso de las no renovables disminuye (agua, gas natural, electricidad).
  • Incrementan su valor de mercado ya que tienen mayor demanda y calidad, lo que se traduce en mayores rentas de alquiler, mayor imagen para la empresa, menores costes de operación, mantenimiento y riesgos.

Ejemplos de edificios sostenibles

  • Campus Repsol (Madrid): se caracteriza por optimizar agua, energía, reciclaje y calidad ambiental entre otros. Fue uno de los primeros edificios de oficinas de Europa en conseguir el certificado LEED Platino.
  • Torre Agbar (Barcelona): cuenta con un sistema inteligente para regular la temperatura de su interior, además, cuenta desde 2011 con el distintivo de Green-building y desde 2014 con el certificado de sostenibilidad BREEAM.
  • Oficinas Bioclimáticas Fundación Barredo en Siero (Asturias): éstas destacan principalmente por su diseño bioclimático y por la implantación de energías renovables como la geotermia, energía solar térmica, fotovoltaica y biomasa. Cuenta entre otros, con el Premio Endesa a la Promoción Inmobiliaria más Sostenible 2013.

Éstos son sólo tres ejemplos de edificios sostenibles en nuestro país, aunque podemos encontrar muchos otros tanto en España como en el mundo. Lo importante es que debemos centrar nuestros esfuerzos para que en un futuro no muy lejano, contemos con un número mucho mayor de estos edificios.