Los nuevos estadios deportivos están centrando sus esfuerzos en conseguir instalaciones más eficientes en términos energéticos, lo que va a suponer un gran ahorro, así como una mejora significativa para el medio ambiente.

Los nuevos estadios, además de ser edificios totalmente futuristas contarán con todas las comodidades necesarias para los espectadores, así como lo último en tecnología para reducir al máximo los efectos derivados de su actividad sobre el planeta.

En el año 2022 Catar será sede de uno de los eventos más importantes y multitudinarios existentes a fecha de hoy, el Mundial de Fútbol. Para acoger tan importante evento, Catar ha centrado sus esfuerzos en la construcción de estadios totalmente sostenibles.

Estadio Al Wakrah de Catar. Este estadio contará con paneles solares en su cúpula y en los alrededores del mismo para aprovechar al máximo la radiación solar. La energía acumulada por estos paneles fotovoltaicos servirá para enfriar el aire del estadio, asegurando en las gradas una temperatura media de unos 18ºC. Además de ello, el Al Wakrah usará agua reciclada en su totalidad para el riego del césped.

Estadio del Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano. Según ha informado el propio club, el nuevo diseño del estadio reducirá las emisiones de CO2 gracias al uso de la tecnología LED tanto en el exterior como en el interior de sus instalaciones, lo que puede suponer un ahorro energético del 30%, a lo que se le debe sumar el ahorro derivado del mantenimiento, pues las luces de tipo LED tienen una vida útil muy superior a las convencionales. Por otra parte, gracias al aprovechamiento de la energía solar, el Wanda Metropolitano va a ser capaz de calentar el agua de los sanitarios, prescindiendo así del uso de energía eléctrica. Este estadio contará también con un sistema de recogida de aguas de origen pluvial para regar el terreno de juego y para llevar a cabo las labores de limpieza.

El estadio Morro da Mineira fue inaugurado por Pelé en el año 2014 en Río de Janeiro. La peculiaridad de este estadio viene dada gracias a su sistema Kinetic, el cual transforma la energía generada por los propios jugadores en el terreno de juego para alimentar a los focos del estadio, reduciendo notablemente el gasto energético.

En Nueva York encontramos el MetLife Stadium, construido con un total de 40.000 toneladas de acero reciclado, sus asientos también están compuestos casi en su totalidad por materiales reciclados. Además de ello en su techo existe un anillo solar que genera la potencia necesaria para poder sostener sobradamente a todo el sistema de luces LED que iluminan a este coloso.

Estos estadios sostenibles son solo algunos ejemplos, pues tal y como se ha comentado anteriormente, los nuevos estadios o aquellos que son o van a ser remodelados, lo hacen bajo la premisa de la sostenibilidad, respetando al medio ambiente, y asegurando el confort de los espectadores.