En el año 2014, la composición del panorama empresarial español estaba formada casi en su totalidad por las llamadas Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), que suponían un 99’88% del número total de empresas en España.

Ya sea por las diferentes normativas o por la capacidad de ahorro que suponen, las inversiones en temas de sostenibilidad económica suelen tener una gran relevancia entre las Pymes. Y están bien encaminadas, ya que según el Índice de Eficiencia Energética en las Pymes, estas empresas tienen la capacidad de ahorrar un 25’9% de su gasto energético (el 10’8% en iluminación y el 15’1% en otros factores).

Por ello, en Manusa queremos aportar algunas medidas adaptadas para las Pymes para intentar reducir su consumo energético.

Iluminación de bajo consumo

Si del 25’9% de posibilidad de ahorro un 10’8% viene derivado de la iluminación, el ahorro mediante una mejora en la iluminación es indispensable, y en Manusa lo sabemos. Por ello, os aconsejamos que hagáis una pequeña inversión en bombillas de bajo consumo como pueden ser las LED. Con este cambio podéis obtener un ahorro general del 80% y además tienen una duración 10 veces superior a la habitual.

Uso de los aparatos eléctricos

En la compra de cualquier aparato eléctrico es siempre aconsejable adquirir impresoras, fotocopiadoras u ordenadores con certificados de alta eficiencia energética (como el sello Energy Star). Estos productos, después de un tiempo sin ser utilizados, cambian a estado de reposo, ahorrando cerca de un 15% de su energía.

La temperatura y el clima

Mantener una temperatura agradable dentro de nuestra oficina depende de una gran cantidad de factores. El primero de ellos es ajustar correctamente la temperatura entre 22 y 25 grados en verano, y entre 20 y 22 en invierno. Debemos recordar que cada grado que se suba o que se baje supone un 9% más de incremento de la energía consumida.

Otro de los factores importantes es el mantenimiento de la temperatura. Para ello sería conveniente el uso de ventanas y paredes que puedan mantener la temperatura interior del edificio. Pero no sólo eso, sino que también es importante el uso inteligente de las puertas, gran fuente de salida de la temperatura interior de una sala o edificio.

Para evitar un uso erróneo de las puertas (que se queden abiertas cuando deben estar cerradas), siempre se recomendará la instalación de puertas automáticas, ya que gracias a ellas, el tiempo de apertura y cierre estará controlado para ser el menor posible, ayudando a mantener el clima interno del edificio o de las diferentes estancias que lo componen.

Para ser realmente efectivos, Manusa ha trabajado para crear la puerta más rápida del mercado, que con su Operador Visio ayudará a hacer un uso eficiente del aire acondicionado y calefacción, ya que cada vez que se pierde o se gana temperatura por una puerta mal cerrada, el climatizador detecta una bajada o subida de temperatura e intentará compensar. Compensación que acarreará un aumento del uso energético.