Las naves industriales suelen contar con un gran número de puertas rápidas en sus instalaciones debido su elevado volumen de trabajo. Existe una gran variedad de puertas rápidas para naves industriales, y cada una de ellas cumple con un cometido específico, ya sea el de facilitar el libre paso, para prohibirlo, para actuar como cortafuegos, para aislar un sala blanca con ambiente controlado, etc. También son de gran ayuda a la hora de alcanzar la eficiencia energética, ya que facilitan el aislamiento, lo que hace que se incremente de manera notoria la estanqueidad de las instalaciones.

Tipos de puertas rápidas

Manusa ofrece una amplia gama de puertas para naves industriales, adaptándose así a las necesidades específicas de cada cliente y sector.

  • Puertas rápidas enrollables. Este tipo de puertas son ideales para entornos en los que existe un elevado tráfico tanto de maquinaria como de personal, es decir, en lugares como almacenes o muelles de carga. Gracias a su reducido tamaño y su estanqueidad es posible dividir en sectores las naves industriales, aislando térmica y acústicamente cada zona de la nave.
  • Puertas rápidas autorreparables. Este tipo de puerta ofrece una solución innovadora en el campo de las puertas rápidas ya que, en caso de colisión accidental, la lona de la misma sale de la guía que la mantiene para evitar su rotura. Una vez que la puerta se eleva de nuevo, la cremallera lateral vuelve a introducirse en la guía, permitiendo así su uso habitual.
  • Puertas rápidas enrollables para salas blancas. Especialmente diseñadas para garantizar la estanqueidad e higiene necesaria en este tipo de salas. Son ideales para entornos como los laboratorios, dónde se deben cumplir con rigor los requisitos de higiene, estanqueidad, presión, niveles de humedad, etc., a fin de garantizar que los productos estén libres de cualquier elemento patógeno que pueda alterar su composición.
  • Puertas rápidas enrollables ATEX. Estas puertas permiten sectorizar atmósferas explosivas dedicadas a la manipulación de gases inflamables, vapores, polvo o combustible, ofreciendo así la máxima seguridad posible gracias a su estructura de acero.
  • Puertas rápidas apilables. Diseñadas especialmente para el uso intensivo en huecos exteriores de grandes dimensiones. Estas puertas rápidas permiten y facilitan el paso de mercancías aislando el interior de las condiciones meteorológicas adversas del exterior gracias a las barras transversales de refuerzo con las que están dotadas.
  • Puertas cortafuegos. Las puertas anteriormente mencionadas pueden combinarse a su vez con las cortafuego, diseñadas específicamente para sectorizar diversas zonas en caso de incendio, impidiendo así la posible propagación del mismo. Estas puertas se cierran rápidamente en caso de incendio, y gracias a que sus paneles están rellenos de lana de roca basáltica ofrecen el máximo aislamiento y la máxima seguridad.