Tabla de contenidos

¿Quién iba a decir a los arquitectos y diseñadores de la antigüedad que podrían ver su proyecto completo antes de poner una piedra sobre el terreno? Bien es cierto que nuestros ancestros trazaban planos y medían con todo detalle el alzado, la planta y el perfil de cualquier edificio que deseaban levantar, pero no con tanto detalle como el que nos facilita la tecnología BIM.

Si queremos encontrar una definición de lo que es BIM debemos explicar lo que significa el acrónimo. Sus tres letras son las iniciales de Building Information Modeling. Este sistema permite ver de forma virtual un proyecto arquitectónico en tres dimensiones (3D). Sin duda es una herramienta informática muy usada por arquitectos, ingenieros y todo aquel profesional que forma parte del sector de la construcción, como puede ser un diseñador.

Con este tipo de software podemos construir, planificar y diseñar la infraestructura de un edificio de manera óptima. El proyecto puede ser colaborativo ya que pueden trabajar varias personas en él ya que se centraliza todo al ser una herramienta informática. Además incorpora información de duración y ciclo de vida; de gastos y económicos; de sostenibilidad y medioambiental; y de mantenimiento de la construcción. Se busca que el resultado de la construcción perdure en el tiempo y pueda ser disfrutado por las personas que por él transiten.

Muchos arquitectos y diseñadores cubren estos aspectos relacionados con la construcción sostenible y de cuidado del medio ambiente incorporando puertas automáticas en sus proyectos. Recordemos que, entre otras cuestiones, una puerta automática ayuda a mantener la temperatura en el edificio evitando problemas de climatización descontrolada. La eficiencia energética es una de las claves de la responsabilidad social corporativa de cualquier compañía.

El tener la posibilidad de diseñar las entradas de un edificio es algo formidable para cualquier arquitecto. Quienes desarrollan proyectos ya tienen esto en cuenta para lograr una gran efectividad de ese complejo de viviendas o de oficinas. Si por ejemplo estamos ante el diseño de una nueva sede para una empresa podremos incluir puertas correderas con sensor de movimiento; y si es un garaje, se deberá optar por puerta automática con control remoto.

Las empresas que facilitan su catálogo de productos en BIM están ayudando a proveedores y distribuidores, y esto el sector de la construcción lo agradece ya que unifica las maneras de trabajar. Ya no basta con incluir en el plano un símbolo que representa una puerta, los arquitectos ya desean incluir hasta el último detalle de ese producto.

¿Qué no es tecnología BIM?

Existen programas informáticos que tienen apariencia de BIM pero que no lo son. Por ejemplo, aquellos software que solamente facilitan diseños en 3D sin otorgar más información como la detallada en párrafos anteriores. Son herramientas perfectas para la visualización pero no para la integración de datos y el análisis del diseño.