Las puertas automáticas se han convertido en elementos indispensables en innumerables negocios, instituciones públicas  y gubernamentales, en zonas de ocio, en el transporte público, en hospitales, en el ámbito privado e incluso en los hogares, y esto se debe a que son muchos los beneficios derivados de su uso:

Incremento de la seguridad. Las puertas automáticas aumentan la seguridad de negocios y establecimientos, especialmente cuando se integra un Sistema de Control de Acceso.

  • Por un lado, las puertas automáticas de Manusa cuentan con un sistema anti atrapamiento formado por fotocélulas, sensores que detectan el paso de objetos o personas a través del umbral de la puerta, impidiendo su cierre ante cualquier obstáculo.
  • Manusa cuenta con puertas automáticas para sectorizar áreas, y con pasillos motorizados, torniquetes y trípodes para controlar los accesos a medios de transporte, gimnasios, hoteles, hospitales, o cualquier edificio que necesite de un extra de seguridad, evitando además un posible fraude por supervisión del desplazamiento. Además, en todos ellos, existe la posibilidad de integrar diversos sistemas de validación, desde biometría, huellas dactilares, tarjetas de radio frecuencia (RfiD), reconocimiento facial, etc., incrementando la seguridad de manera exponencial en aquellos lugares dónde hayan sido instalados.
  • En el sector sanitario, Manusa cuenta con las conocidas como puertas herméticas correderas, diseñadas para garantizar la hermeticidad y la higiene, condiciones indispensables en salas blancas, en quirófanos, salas de radiología o en laboratorios farmacéuticos.
  • Puertas de evacuación Manusa. Estas puertas garantizan la evacuación de un edificio, local o comercio con total seguridad gracias a que en caso de emergencia, las hojas que conforman la puerta automática se abaten por simple empuje manual hacia el exterior, incrementando el ancho de paso para los usuarios.
  • Puertas resistentes al fuego Manusa. La función principal de estas puertas especiales es la de actuar como barrera separadora para delimitar espacios dentro de un mismo edificio, impidiendo que las llamas o los gases atraviesen la puerta durante 30 ó 60 minutos, dependiendo de la puerta. Este tipo de puertas cumplen también con una función delimitadora ya que suelen utilizarse en espacios susceptibles de sufrir incendios como en las cocinas de los hoteles, restaurantes u hospitales, impidiendo que el fuego se expanda hacia aquellas áreas en las que se encuentren los clientes o pacientes.

 

Aislamiento y reducción del uso de energía. Las puertas automáticas son grandes aliadas en lo que al ahorro energético se refiere. Gracias a su uso y a su elevado grado de estanqueidad se evita que permanezcan abiertas más tiempo de lo que es necesario, disminuyendo así los intercambios de temperatura entre el interior y el exterior del edificio. Esto no sólo va a significar una reducción en la factura eléctrica y en un beneficio para la empresa, sino que también se van a reducir las emisiones de CO2 y de otros agentes contaminantes a la atmósfera, haciendo que el edificio en cuestión sea más ecológico.

Accesibilidad universal. Las puertas automáticas son elementos eliminadores de barreras, ya que permiten que cualquier persona pueda acceder libremente a los edificios o zonas en las que estén instaladas sin tener que hacer un esfuerzo extra para ello. Las puertas automáticas no sólo resultan ideales para las Personas con Movilidad Reducida (PMR) sino que incrementan la comodidad y mejoran el flujo de paso de cualquier usuario.

Higiene. Las puertas automáticas son mucho más higiénicas que las convencionales porque gracias a su auto apertura evitan el contacto físico de las personas con las mismas. En lugares como aeropuertos, centros comerciales, transporte público y hospitales son elementos prácticamente indispensables ya que pueden llegar incluso a evitar la transmisión de enfermedades.

Confort. Las puertas automáticas mejoran y facilitan el flujo de personas gracias a su comodidad de uso y rapidez. Además de ello, mantienen la temperatura constante en el interior del edificio, lo que hace que se incremente considerablemente el confort del usuario.

Bajo coste de mantenimiento. Las puertas automáticas de Manusa precisan de escaso mantenimiento, por lo que el coste derivado del mismo es muy bajo, especialmente comparado con las ventajas que aportan a clientes, usuarios, trabajadores o a la propia empresa.

Valor agregado e imagen de marca. Los usuarios tienen una mejor percepción de los edificios o empresas que cuentan con puertas automáticas en sus instalaciones dado su elegancia, comodidad, seguridad y facilidad de uso, lo que a su vez provoca que se mejore notablemente la imagen de marca.

Como ejemplo podemos mencionar las puertas correderas curvas, las giratorias automáticas o las telescópicas de Manusa. Estas puertas son utilizadas generalmente en hoteles o concesionarios automóvilísticos para crear entradas singulares, vanguardistas, versátiles y funcionales, dotando al establecimiento en cuestión de un toque de modernidad y sofisticación, sin perder de vista su cometido en lo referente a seguridad y accesibilidad.

Manusa Puertas Automáticas