El término eco-barrio hace referencia a aquellos entornos urbanos caracterizados por ser sostenibles a la par que ecológicos.

La principal característica de estos entornos es que intentan minimizar el impacto que producen el medio ambiente, impacto producido por la actividad del ser humano y por los propios mecanismos utilizados por el entorno.

Requisitos de los eco-barrios

Los eco-barrios tienen que cumplir con una serie de requisitos, tanto aquellos de nueva construcción como aquellos que deseen ser rehabilitados:

  • Cerrar el ciclo de agua, es decir, recoger el agua de la lluvia para su posterior uso, y utilizar cisternas de vacío con el fin de sanearla.
  • Ahorrar energía, agua y materiales.
  • Incorporar la naturaleza en el entorno del barrio, promoviendo la biodiversidad
  • Aprovechar las ventajas climáticas.
  • Crear un entorno atractivo y sostenible para vivir y trabajar.
  • Acortar las distancias del barrio y conectarlo adecuadamente con la ciudad.
  • Facilitar los espacios pertinentes para suministrar servicios básicos que simplifiquen la vida a sus habitantes.

¿Qué medidas puede adoptar un barrio o ciudad para ser más ecológico?

Se puede poner como ejemplo uno de los primeros eco-barrios de Europa, el barrio de Vauban, en Friburgo, Alemania. Su principal característica es que el 65% de la electricidad que utiliza es producida gracias al uso de paneles solares, lo que supone un enorme ahorro energético. La calefacción necesaria para los meses de invierno funciona gracias a una planta general que se abastece de paneles fotovoltaicos y astillas de madera, por lo que se consiguen reducir las emisiones de CO2 hasta en un 60%. En Vauban los vecinos pueden prescindir de sus propios vehículos ya que disponen de una extensa red de carril bici, y todas las viviendas disponen de paradas de tranvía o autobús cercanas. Por otra parte, los vehículos estacionan en la periferia, reduciéndose enormemente el número de vehículos que circulan por las calles del barrio.

En Londres, Inglaterra, podemos encontrar como ejemplo de eco-barrio el Bed-Zed, un barrio cuyo consumo de energía procedente de fósiles es cero gracias al uso de paneles fotovoltaicos, ventilación cruzada, techos vegetales, iluminación natural, o al correcto aislamiento de fachadas, puertas y ventanas. Es gracias a estas iniciativas que se consigue reducir prácticamente a cero el uso y consumo de equipos de ventilación y calefacción.

Se pueden encontrar otros ejemplos de barrios verdes o eco-barrios en lugares como Hammarby Sjöstad, Estocolmo, Suecia, o en el Niewland Amersfoot, Holanda.

Un eco-barrio tiene que ir más allá de la ecología y la eficiencia, tiene que ser un ente vivo, en el cual todos y cada uno de sus habitantes cooperen para alcanzar estos estándares de sostenibilidad, haciendo que el barrio sea a su vez una parte intrínseca y esencial de la ciudad. Además, los eco-barrios tienen la obligación de reducir emisiones de CO2 y de energías que no se consideren limpias, haciendo hincapié en desarrollar sistemas que permitan conseguir energía limpia y reutilizable que no dañe la salud de nuestro planeta ni de las personas que lo integran.

Manusa Automatic Doors