Las universidades son centros educativos dónde cada día acuden cientos e incluso miles de personas para trabajar y/o estudiar. Es precisamente por el elevado volumen de personas que soportan estos centros diariamente, que se hace necesario el reforzar las medidas de control para garantizar la seguridad de estudiantes, docentes y cualquier otra persona que haga uso de estas instalaciones.

Para garantizar la seguridad es necesario distinguir los diversos factores de riesgo dentro de estas instituciones. Estos factores se dividen en los de riesgo estático, que hacen referencia a los bienes físicos (aparatos, locales, instalaciones, edificios, etc.), y los de riesgo dinámico, es decir, los riesgos que tienen que ver con las personas y con su entorno.

Los factores de riesgo estático incluyen posibles daños a los bienes inmuebles, daños que suelen estar ligados a incendios o catástrofes naturales, entre otros. Estas últimas son difícilmente predecibles, pero se pueden adoptar medidas que incluyan protocolos de actuación y evacuación, así como simulacros para reducir el tiempo de respuesta en caso de que ocurra algún incidente o catástrofe.

En el caso de los incendios, existen diversas medidas que pueden adoptarse para prevenirlos y minimizarlos en caso de que se originen:

  • Es necesario contar con los equipos necesarios en materia de prevención y extinción de incendios, desde alarmas, dispersores de agua, extintores, etc.
  • Se tiene que revisar periódicamente la instalación eléctrica, asegurando su correcto funcionamiento y su buen estado.
  • Las cocinas de las universidades u otros espacios susceptibles de sufrir algún incendio, tienen que estar correctamente delimitadas y lejos de áreas potencialmente inflamables. Además sería conveniente instalar puertas ignífugas o resistentes al fuego. Manusa cuenta con puertas resistentes al fuego que cumplen con la función separadora necesaria en caso de incendio, delimitando así zonas dentro de un mismo edificio bajo la mayor seguridad.

Otro de los puntos en los que es importante centrar la seguridad es el referente a los accesos. El elevado volumen de personas que circula por estos centros educativos hace necesaria la instalación de sistemas que garanticen la seguridad de todos y cada uno de los usuarios. Para incrementar la seguridad en las universidades se puede optar por diversas medidas, entre las que destacan:

  1. Instalar sistemas de vigilancia permanente como cámaras de seguridad, tanto en los pasillos de las universidades como en el propio campus.
  2. Instalar sistemas de iluminación con detección de personas como medida disuasoria. Esto ayudará a controlar los allanamientos pero sin derrochar energía porque las luces se encenderán solo cuando detecten presencia.
  3. Incrementar y mejorar los actuales sistemas de vigilancia (patrullas, bases de vigilancia, etc.).
  4. Reforzar los controles de seguridad en los accesos al centro mediante sistemas de control de acceso. Manusa cuenta con una amplia gama de sistemas de control de acceso, sistemas que pueden incorporarse a la arquitectura existente en las universidades. Además, los sistemas de control de acceso de Manusa aseguran el ancho de paso necesario para aquellos usuarios con problemas de movilidad, garantizando la accesibilidad universal.

Sistemas de control de acceso Manusa

  • Express Gate, pasillo monitorizado con paneles ocultables. La principal característica de este sistema de acceso es que admite la incorporación de cualquier sistema de validación: biometría, huellas dactilares, reconocimiento facial o tarjetas RfiD (identificación por radiofrecuencia) entre otros.
  • Slim Gate, pasillo motorizado con paneles batientes. Al igual que los Express Gates, pueden integrar cualquier sistema de validación (biometría, huellas dactilares, etc.). Estos pasillos de control de acceso sirven para supervisar el acceso de personas a cualquier edificio, incrementando la seguridad y el confort de los usuarios.
  • Trío, torniquetes trípode. Este es uno de los sistemas más comunes pero no por ello menos eficientes. Los torniquetes sirven para restringir el acceso de aquellas personas ajenas a la organización, o bien para sectorizar áreas dentro de un mismo edificio. Al igual que los anteriores modelos de sistemas de control de acceso, existe la posibilidad de integrar otros sistemas de validación, así como de integrarlos dentro de cualquier proyecto arquitectónico.

Estos sistemas de control de acceso suelen incorporarse dentro de los edificios,  habitualmente en la entrada de los mismos, pero existe otra opción a la hora de garantizar la seguridad en el campus universitario, y ésta no es otra que el Spin Gate (molinete), que ofrece la posibilidad de restringir el acceso a las instalaciones directamente desde el exterior, impidiendo la entrada al campus a toda persona ajena a la organización, ofreciendo un gran confort y seguridad tanto para el usuario como para las instalaciones.

Los sistemas de control de acceso y las medidas de vigilancia mejoran e incrementan la seguridad en las universidades, protegiendo tanto a los usuarios como a las propias instalaciones, bajo la premisa del máximo confort.

Manusa Puertas Automáticas