Existen miles de empresas, especialmente pymes, desarrollando su actividad diariamente, actividad que conlleva gasto energético y de recursos, así como una producción de residuos.

Es un hecho que la temperatura del planeta se está incrementando de una manera alarmante, por lo que es fundamental emprender medidas que contrarresten o que al menos ayuden al medio ambiente a tomar un poco de aire.

 

¿Qué es una empresa sostenible?

Una empresa sostenible es aquella que desempeña su actividad haciendo un uso eficiente de los recursos de los que dispone, es decir, mide el impacto que va a tener tanto en el ámbito medioambiental, como en el social y el económico.

La sostenibilidad no hace mucho tiempo atrás parecía corresponderle únicamente a las grandes empresas, pero en la actualidad las pymes se han sumado a esta tendencia, ya sea por concienciación, como por la reputación que le confiere a la marca, y es que según los últimos estudios, 11,5 millones de españoles apoyan (o estarían dispuestos a ello) a aquellas marcas o compañías que estén dispuestas a ayudar al medio ambiente.

¿Qué medidas puede adoptar una pyme para ser sostenible?

Uno de los principales aspectos es el relativo al consumo energético. Las empresas que deseen reducir su factura eléctrica deberán optar por sistemas de iluminación de bajo consumo o LED. Gracias a esta medida se puede ahorrar hasta un 25% en del gasto total, causando a su vez un impacto menor en el medio ambiente. Otra medida para alcanzar este ahorro energético pasa por sustituir los sistemas de climatización existentes por otros de nueva generación. Utilizando equipos de climatización con etiqueta energética de categoría A, por ejemplo, realizando un correcto uso de los mismos y cumpliendo con su correcto mantenimiento podemos ahorrar hasta un 60% en la factura eléctrica.

Además de ello, es importante cambiar puertas y ventanas (en caso de ser necesario), ya que es a través de estas por dónde se dan las mayores pérdidas de temperatura. En el caso de las ventanas es importante que cuenten con sistemas de doble acristalamiento e incluso con rotura de puente térmico, mientras que en el caso de las puertas, la mejor opción pasa por hacer uso de puertas automáticas. Las puertas automáticas nos van a ayudar a crear ambientes con mayor hermeticidad gracias a su sistema de auto-apertura y auto-cierre, evitando así fugas y filtraciones desde o hacia el exterior, y descuidos innecesarios por parte de las personas.

Uso de energías renovables. Otra alternativa eficiente es la de hacer uso de las llamadas energías limpias (paneles solares, biocombustibles, coches eléctricos, etc.). Gracias al empleo de las mismas, las emisiones contaminantes y sus correspondientes residuos son mucho menores, cumpliendo así con los criterios de sostenibilidad demandados.

Es muy importante también tratar de hacer uso de materiales ecológicos o reciclables para evitar que en el momento de su fin de vida éstos puedan generar residuos que perjudiquen al medio ambiente.

Todas estas medidas son realmente importantes y necesarias, pero como siempre, la acción de las personas es primordial a la hora de alcanzar la sostenibilidad, por lo que las pymes deben invertir en una correcta formación y concienciación de sus empleados con el fin de crear un entorno más ecológico.