Los centros comerciales son espacios vanguardistas en los que se pueden encontrar además de las últimas tendencias en entretenimiento, los sistemas más novedosos en cuanto a tecnologías relacionadas con la sostenibilidad, la eficiencia energética (control de accesos y puertas automáticas en el centro comercial) y la responsabilidad ambiental.

Se estima que los centros comerciales sostenibles pueden consumir hasta un 70% menos de energía que los convencionales gracias al uso de las nuevas tecnologías, de las mejoras estructurales, y especialmente gracias al uso y aprovechamiento de las energías renovables.

¿Cómo son los centros comerciales autosuficientes?

  1. Los centros comerciales del futuro basan su construcción en el uso de materiales de bajo impacto medioambiental. Estos materiales proceden de elementos reciclados o naturales y precisan de muy poca energía para su producción y distribución, lo que garantiza que al llegar el final de su vida útil podrán volver a utilizarse para fabricar nuevos productos o materiales. Además de hacer uso de materiales ecológicos, este tipo de arquitectura utiliza plantas, flores, árboles y arbustos como elementos arquitectónicos, reduciendo así el impacto ambiental.
  2. Reducción del uso de energías convencionales. Una de las medidas que más ayuda a reducir el uso de energía eléctrica es la de la explotación de las energías renovables. Existen en la actualidad diversos modelos de edificios o grandes superficies sostenibles, pero cabe destacar como ejemplo de este nuevo modelo de edificación el centro comercial The Wooden Orchids, obra del arquitecto belga Vincent Callebaut, conocido por sus obras futuristas y respetuosas con el medio ambiente.

Este novedoso centro comercial de la provincia china de Jiangxi ha sido diseñado para aprovechar al máximo la energía procedente del sol, ya que cuenta con unas grandes placas solares orientadas al sur que cubren el 50% de la superficie de cada edificio. Las células y los tubos solares que conforman estas placas generan in situ la mayor parte de la electricidad necesaria para que este gigante comercial pueda autoabastecerse y prescindir de la energía eléctrica.

Pero el centro comercial diseñado por Callebaut no utiliza solamente la energía procedente del sol, también aprovecha la energía geotérmica para calentar sus instalaciones. Recoge el agua de lluvia y la utiliza para el riego de los jardines y utiliza la refrigeración pasiva en los meses más calurosos del año. Esta reducción del uso de las energías convencionales hace que se minimice el impacto sobre el medio ambiente, emitiendo menores cantidades de CO2 y otros agentes contaminantes.

  1. Diseño bioclimático. Una de las características principales del diseño arquitectónico sostenible es que tiene en cuenta las condiciones climáticas del entorno para adaptar su construcción tanto como sea posible al tipo de vegetación, luz, lluvias, viento, etc., lo que implica un menor consumo energético y una mayor protección del medio ambiente.

 

  1. Los centros comerciales sostenibles cuentan con grandes extensiones de zonas verdes: jardines verticales, jardines interiores, terrazas ecológicas, etc. Estas zonas verdes ayudan a reducir los niveles de CO2, atrapan partículas de polvo y metales pesados del aire, sirven de hogar a diversas especies autóctonas de plantas y animales, y actúan como elementos aislantes si se utilizan en fachadas y azoteas, impidiendo filtraciones de frío y calor.

 

Otro ejemplo de estas grandes extensiones de zonas verdes es el del centro comercial japonés Osaka Green Roof Mall, el cual cuenta con una superficie total de jardines en sus azoteas de 130.000 metros cuadrados.

 

  1. Si un centro comercial quiere ser autosuficiente es necesario que aúne las características citadas anteriormente, pero también tiene que evitar el derroche energético, y la manera más eficaz para conseguirlo es evitando los intercambios de temperatura entre el interior y el exterior. Para evitar estos intercambios es necesario que los edificios cuenten con una buena envolvente y que ésta sea revisada periódicamente para evitar que se produzcan grietas o fisuras.

 

Otra de las medidas más importantes es la referente a los accesos a los centros comerciales. Teniendo en cuenta que estas grandes superficies son visitadas cada día por cientos o miles de personas, es necesario contar con sistemas con un bajo consumo energético, que garanticen la seguridad de los usuarios en caso de evacuación, así como la estanqueidad del centro para evitar pérdidas o intercambios de temperatura, de ahí que las puertas automáticas sean la mejor solución para mejorar el confort y la seguridad de los usuarios.

Si bien es verdad que las construcciones de tipo sostenible son más caras inicialmente, la inversión se rentabiliza a medio plazo ya que no sólo consumen menos energía que los edificios tradicionales, sino que los costes derivados de su mantenimiento también son más bajos. Por otra parte, hay que recalcar que el valor añadido de estos centros comerciales es superior al de los convencionales, y que las empresas que formen parte de ellos verán mejorada su imagen de marca considerablemente.

 

Manusa Puertas Automáticas