Los centros comerciales se caracterizan por ser sitios lúdicos y puntos de encuentro de amigos y familiares gracias a la extensa gama de servicios que ofrecen a su público, logrando a su vez el perfecto equilibrio entre ocio y negocio.

Gracias a los avances actuales en términos de tecnología e innovación, los centros comerciales ofertarán muchas más opciones de ocio, serán mucho más accesibles, cómodos e innovadores, pero no solo eso, también serán mucho más sostenibles.

Podemos ilustrar este ejemplo con el futuro centro comercial de Torrejón de Ardoz en Madrid, el Open Sky, obra del arquitecto italiano Gianni Rananulo y cuya inauguración está prevista para el año 2018. La empresa gala Compagnie de Phalsbourg creará uno de los centros comerciales más singulares y tecnológicos de España, siguiendo con la dinámica de otros centros comerciales creados por esta misma empresa. El Open Sky constará de 75.000 metros cuadrados, 60 locales, 2.500 plazas de aparcamiento, así como un área de más de 3.500 metros cuadrados destinada a juegos de todo tipo, un lago navegable, zonas ajardinadas, tiendas, bares, e incluso un auditorio para actuaciones musicales.

Otro ejemplo lo podemos encontrar en la provincia china de Jiangxi. El arquitecto Vincent Callebaut, conocido por sus diseños futuristas y respetuosos con el medio ambiente, ha diseñado recientemente el The Wooden Orchids, un enorme centro comercial cuyo diseño se basa en dos grandes edificios acristalados, unidos por plataformas, cuya principal característica será el predominio de la vegetación y el uso de placas solares para aprovechar al máximo los recursos naturales, dependiendo en la menor medida posible de la electricidad, lo que a su vez se traduce en menores emisiones de CO2 y una mayor sostenibilidad.

Este macro centro comercial también utilizará aguas de origen pluvial para mantener las vastas extensiones de zonas verdes, así como energía geotérmica, refrigeración pasiva y materiales reciclados, lo que ayudará considerablemente a la disminución del uso de las energías convencionales, reduciendo las mismas hasta en un 70%.

¿Qué requisitos deben cumplir los centros comerciales del futuro?

Según los expertos, los centros comerciales del mañana deben adaptarse a las nuevas tecnologías, especialmente al uso de las tecnologías móviles, con el fin de ofrecer a sus usuarios una experiencia única y adaptada a sus necesidades. Cada vez son más los usuarios que hacen uso de las nuevas tecnologías para realizar sus búsquedas o comprar productos de todo tipo, así que implementar o mejorar el e-commerce o comercio electrónico debe de convertirse en un objetivo prioritario para estos negocios.

Además de mejorar la comunicación con el consumidor a través de internet, los centros comerciales del futuro tienen que centrarse en aunar ocio, compras, cultura, gastronomía e incluso descanso, es decir, tienen que convertirse en pequeñas ciudades que cumplan con las expectativas y necesidades de sus usuarios.

Pero no debemos olvidar la premisa de la sostenibilidad; los centros comerciales del mañana no podrán coexistir en la futura sociedad sin estar completamente integrados y concienciados en el cuidado del medio ambiente.