Los accesos a los comercios, concretamente a súper e hipermercados, tienen una importancia especial debido al elevado volumen de tráfico de personas que tienen a diario, de ahí la relevancia que tienen las puertas automáticas o accesos automáticos en este tipo de establecimientos.

Por un lado cabe destacar la función de los accesos automáticos, en lo que a la entrada principal se refiere. Como se ha mencionado anteriormente, al registrar un volumen tan elevado de entradas y salidas, es necesario que cumplan con unas normas estrictas de seguridad y de control, a fin de evitar accidentes que puedan poner en peligro la integridad de clientes y trabajadores.

Ventajas de las puertas automáticas para los clientes

Tanto los súper como los hipermercados necesitan contar con puertas automáticas que faciliten el libre paso de los usuarios. Además de esto, se han de tener en cuenta los carros que se utilizan a la hora de realizar las compras, por lo que el ancho de paso debe ser mayor que el de otras superficies comerciales y también, la puerta debe ser capaz de soportar golpes sin presentar daños. También se debe prestar especial atención a la velocidad de cierre y apertura de las puertas para evitar accidentes y pérdidas de temperatura.

Las puertas automáticas de los comercios son de gran ayuda para los clientes, especialmente para la gente de avanzada edad o para aquellos con movilidad reducida, porque que no necesitan hacer ningún esfuerzo extra para acceder o abandonar las instalaciones con la compra.

Las puertas automáticas de entrada, además de facilitar el flujo de los clientes, deben garantizar en todo momento la seguridad de los usuarios, por lo que es conveniente instalar puertas automáticas con mecanismo antipánico integral, que permite que las puertas puedan abatirse de forma manual en caso de necesidad mediante un simple empujón, asegurando así un ancho de paso lo suficientemente amplio como para poder desalojar un hipermercado en un breve espacio de tiempo y bajo el mayor control posible.

Otro elemento de especial importancia en estas grandes superficies son los portillos de acceso. Los portillos ayudan a sectorizar, a controlar las entradas y salidas en los puntos de acceso y a maximizar el flujo de los clientes, mejorándose así la seguridad en las instalaciones. Los Swing Gates o portillos batientes, además pueden ser combinados con otros dispositivos como los torniquetes, adaptándose a las necesidades de las personas con movilidad reducida, así como al paso de pequeña mercancía. Gracias al uso de los portillos y torniquetes en los supermercados se fijan tanto los lugares de entrada como los de salida, teniendo así un mayor control y ofreciendo por ende mayor seguridad a los clientes.

 

Ventajas de los accesos automáticos para el establecimiento

Los accesos automáticos no sólo ayudan a los clientes, además son de gran relevancia para el propio comercio, ya que dentro de los hipermercados son necesarios otros tipos de accesos automáticos que separen y delimiten zonas y que impidan el paso a personal no autorizado a almacenes u oficinas entre otros. Para lograr estos objetivos, en el caso de la sectorización de los almacenes, la solución más óptima es instalar puertas rápidas, ya que los mecanismos de este tipo de puertas hacen que su resistencia y velocidad sea muy elevada, capacitándolas para soportar un elevado número de ciclos de cierre y apertura.

Además de imposibilitar el paso de personal no acreditado a determinadas áreas del comercio, estas puertas ayudan a mantener las condiciones óptimas de temperatura requeridas para garantizar la calidad de los productos almacenados.

Por otra parte, las puertas automáticas de acceso al supermercado ayudan a mantener una temperatura estable dentro del recinto, gracias tanto a su elevado grado de estanqueidad, como a su rápido mecanismo de apertura y cierre, que evita que se produzcan intercambios de temperatura entre el exterior y el interior. Al mantenerse las condiciones, se evita que los aparatos de aire acondicionado o climatizadores tengan que realizar un esfuerzo extra de reajuste, lo que se traducirá en un menor consumo eléctrico, y por tanto un menor costo económico. De esta forma, también colaboramos de forma activa en la lucha contra el calentamiento global, gracias a la enorme reducción de las emisiones de CO2.

Los accesos automáticos mejoran y facilitan la vida cotidiana de las personas, no sólo de los propios usuarios, también la de los trabajadores, y esto se consigue gracias a sus sofisticados mecanismos de detección de personas o de rápida apertura y cierre entre otros. También debemos tener presente la elevada seguridad que ofrecen, por lo que sin duda alguna, estos sistemas de acceso son una gran alternativa a los accesos manuales, mucho más incómodos a nivel de acceso para todos y con riesgos de permanecer abiertos, produciendo un mayor gasto energético que se traduce en un mayor consumo eléctrico para el propietario de las instalaciones.