Las puertas automáticas de entrada a tiendas y espacios comerciales pueden tener una gran variedad de estilos y disposiciones según necesidades. Ya sea, por ejemplo, para hacer más fácil y sencillo el tránsito de las personas, otorgar un rápido acceso en entradas y salidas, o que los garajes cuenten con puertas automáticas que se puedan accionar por control remoto.

Como se ha demostrado en las últimas décadas, las puertas automáticas son una opción inteligente para cualquier tipo de negocio. La empresa demuestra que se preocupa por las personas y esto los clientes lo consideran un valor añadido de la marca. Las puertas automáticas otorgan comodidad a los usuarios, incluyendo a padres con hijos, ancianos, discapacitados o aquellos que llevan las manos ocupadas con las compras que han realizado y no pueden abrir el pomo de una puerta.

Puertas automáticas para comercios

Pero, ¿cuáles son las mejores puertas automáticas para tiendas? Existen diferentes modelos y tipos según el lugar. No es lo mismo una puerta automática para una tienda pequeña de barrio que para un gran centro comercial.

  • Puerta corredera estándar: Puede ser de apertura central o lateral. Es la más popular y funcional ya que permite una fluida entrada y salida de personas.
  • Puerta corredera telescópica: Se instalan en comercios o empresas como límite de espacio o en lugares donde se necesite una gran amplitud, como un concesionario de coches.
  • Puerta corredera curva: Este tipo de productos suele verse mucho en grandes entradas de centros comerciales. La puerta automática circular también es un clásico.

Junto a estos tres tipos de accesos encontramos las puertas batientes; las que son resistentes al fuego; y las de evacuación, que en caso de emergencia cuenta con unas hojas que se abaten con un sencillo y simple empujón con las manos hacia el exterior.

Las tiendas y comercios siempre apuestan por una atención al cliente óptima. Ello no debe basarse únicamente en una buena calidad precio o un buen servicio de devolución de productos. El espacio comercial debe ser parte del valor de la marca, y las puertas forman parte positiva de ello.