La automatización se caracteriza principalmente por integrar diversas tecnologías en los procesos, logrando un aumento en la productividad a la vez que rebaja los costes adaptando la oferta a la demanda. Mediante el uso de automatismos, se facilita la diversificación y la planificación, se proporciona seguridad, fiabilidad y flexibilidad.

¿A qué nos referimos con la automatización en el transporte público?

Se trata del hecho de intentar adecuar los servicios de transporte a la demanda social, tal y cómo están haciendo metros tan importantes como el de Londres, París, Vancouver, Copenhague o Barcelona.

  • El metro londinense, por ejemplo, ha iniciado un ambicioso proyecto en el cual los convoyes serán más amplios y estarán automatizados (sin conductor), contarán con pantallas digitales con información sobre el recorrido y cualquier tipo de información relevante para el pasajero, que se actualizará en tiempo real. Los vagones dispondrán de red Wifi y aire acondicionado bajo los asientos.

Pero este proyecto va más allá, se eliminarán por completo la separación entre vagones, aumentando así la capacidad de pasajeros entre un 25 y un 60%, dependiendo de la línea. Otro elemento destacable será el de la integración de luces LED dentro de los vagones para indicar de manera visual el cierre y la apertura de las puertas.

  • Otro ejemplo de la automatización en el transporte público lo podemos encontrar en el metro de Barcelona. Se prevé que en un corto espacio de tiempo el 43% de las líneas de éste funcionen de manera totalmente automatizada. Las líneas 9/10 y 11 del metro de Barcelona son las primeras de España en considerarse totalmente automatizadas, facilitando que los trenes cumplan con los horarios y límites de velocidad establecidos minimizando riesgos y aglomeraciones. Los trenes automáticos mejoran enormemente la red de transporte ya que se controlan, programan y localizan desde el Centro de Control de Metro (CCM), midiendo incluso la distancia que les separa, siendo mucho mayor su fiabilidad y seguridad; además, estos nuevos modelos de trenes son mucho más ligeros, lo que supone un elevado ahorro energético.

En las estaciones, las puertas de cierre de andén son un pilar esencial en cuanto a seguridad, ya que éstas se abren de manera automática y sincronizada con las de los trenes, evitándose intrusiones y caídas a las vías. Además, mejoran el confort de los usuarios al evitar el efecto pistón antes de la llegada del tren y ayudan a mantener la climatización, con el ahorro energético que esto supone.

En las estaciones, se incluyen sistemas de información activa al pasajero (megafonía interior o indicadores luminosos sobre cada puerta), así como sistemas de información visual, antiincendios y de video-vigilancia, además de una rampa de evacuación frontal extra, es decir, además de las salidas ya existentes habitualmente.

Estos avances en el campo del transporte buscan conseguir mayor seguridad y confort, así como una respuesta actual a la demanda de movilidad ciudadana bajo un coste mínimo tanto económico como ambiental.

Manusa Puertas Automáticas