Los aeropuertos son los espacios donde quizá mayor número de puertas automáticas nos podemos encontrar. Para coger un vuelo, en las puertas de embarque, salas vip, de espera, restaurantes…todos los accesos de un aeropuerto están sellados con puertas automáticas  que llevan incorporadas los más avanzados sistemas de seguridad y control, garantizando el óptimo funcionamiento las 24 horas del día.

Dependiendo del  área del aeropuerto donde nos encontremos, podremos observar diferentes tipos de puertas. Por ejemplo, para entrar es fundamental que exista una puerta automática que permita a los usuarios acceder con facilidad. Esto requiere que además sea amplia para que no se produzcan aglomeraciones ante el elevado número de viajeros que la pueden atravesar en un día.  Manusa incorpora en los aeropuertos puertas automáticas con un alto nivel tecnológico, lo que permite alcanzar una perfecta resolución tanto de los aspectos técnicos, como estéticos.

También encontramos numerosas puertas correderas, idóneas y muy útiles para zonas interiores y exteriores del aeropuerto.  Resultan cómodas para todos los usuarios, ya permiten atravesar el umbral sin la preocupación de cómo abrir la puerta a pesar de ir cargado de equipaje. Se pueden localizar en numerosas estancias del edificio y además de resultar agradables y estéticas, incrementan la sensación de amplitud de espacio debido a sus hojas transparentes.

Otra de sus numerosas ventajas es que son resistentes al fuego para evitar que, en caso de incendio, las llamas se propaguen por el edificio. Mantienen la zona en combustión aislada de la parte que se encuentra libre del fuego, ejerciendo un control para que las llamas y los gases se expandan. Este tipo de cerramiento se clasifica dependiendo de cuánto calor pueda soportar.

Por otro lado, para el buen funcionamiento de los aeropuertos, existen zonas de acceso restringidas a las que solo puede entrar personal autorizado. ¡Son indispensales! Las puertas herméticas tienen características similares a las puertas automáticas, pero con mayor aislamiento y protección a las zonas de acceso.

Al margen de estos tipos de puertas automáticas, en los aeropuertos no deben faltar las puertas de evacuación (que tienen características similares a las correderas). Ante cualquier incidente, las hojas pueden rebatirse consiguiendo  un desalojo diligente y rápido. Destacan por su gran funcionalidad en situaciones límite, al permitir que el rebatimiento de sus hojas elimine barreras y obstáculos.

Hay una importante variedad de tipos de puertas de gran funcionalidad no solo para  aeropuertos, también para aquellos edificios destinados a servicios de transporte, tales como andenes de metro, pasillos anti retorno o validadoras.

En definitiva, estas  puertas son prácticas y extremadamente funcionales. Además son las más rápidas disponibles en el mercado y se pueden apreciar en lugares tan concurridos como la terminal 1 del aeropuerto de Barcelona y en los aeropuertos de Ezeiza en la Argentina, Yakarta en Indonesia o Charles de Gaulle en Francia.