Un sistema de autobús de tránsito rápido o BRT, por sus siglas en inglés Bus Rapid Transit, es un sistema de transporte público masivo basado en autobuses, diseñado específicamente con servicios e infraestructuras para mejorar el flujo de pasajeros. Una de estas infraestructuras consiste en la integración de puertas automáticas en las dársenas de las estaciones de autobús para que se abran y cierren de manera sincronizada, automática, coordinada y segura cuando sea hora de embarcar o de desalojar el autobús, y así impedir accidentes en la dársena.

Este sistema se encuentra totalmente integrado en la arquitectura de las estaciones de autobús, y destaca por su fácil instalación y por el bajo coste que supone su mantenimiento. Además de esto, al sistema BRT se le pueden instalar barreras tarifarias u otros sistemas que ayuden a mejorar la seguridad y el control en las dársenas.

¿Cómo funciona un Sistema BRT?

El funcionamiento del sistema BRT de Manusa es muy simple pero efectivo: cuando el autobús llega a la dársena y se alinea correctamente con las puertas del sistema, éstas se abren por accionamiento manual del conductor, o bien de forma automática mediante programación, facilitando el embarque y desembarque de los pasajeros de manera ordenada y segura.

¿Cuáles son los elementos que componen el sistema?

El Sistema BRT tiene cuatro componentes básicos:

  1. Sistema de posicionamiento del vehículo. Este sistema es el encargado de coordinar la correcta apertura de las puertas en la dársena, y está formado por dos elementos principalmente:
  • Sensores de posicionamiento para detectar si el autobús está correctamente situado y con sus puertas alineadas con las de la dársena.
  • Semáforo. Sirve para avisar al conductor si está o no bien alineado con la dársena y con sus puertas.
  1. Puertas automáticas. Las puertas automáticas que forman parte de la dársena de la estación de autobuses están compuestas por un operador Visio de Manusa. El conjunto modular de este sistema está formado por puertas automáticas con hojas fijas y móviles, lo que permite que puedan adaptarse tanto a infraestructuras nuevas como en uso. Por otra parte, estas puertas automáticas disponen de varios dispositivos y sensores para garantizar la seguridad de los usuarios y evitar atrapamientos fortuitos.

Las puertas automáticas de los Sistemas BRT están formadas por los siguientes elementos:

 

  • Dispositivo de accionamiento de la puerta automática, también conocido como operador.
  • Las hojas de vidrio de las puertas, que pueden ser fijas o móviles y que cuentan con diferentes tipos de carpintería de aluminio para adaptarse a las exigencias o requisitos de la estación.
  • Sistema de apertura de emergencia. Se trata de un pulsador que puede instalarse de manera opcional y que provoca la apertura de las puertas en uno o ambos lados de de dársena en caso de necesidad.
  • Sensores de seguridad. Se trata de fotocélulas o sensores AR cuyo principal cometido es el de evitar el contacto de los viajeros con las hojas de las puertas.
  • En caso de avería, fallo eléctrico o emergencia las puertas automáticas se pueden abrir por batería gracias al sistema antipánico.
  • Conteo de personas. Se trata de un sistema opcional pero muy útil ya que permite el conteo de los pasajeros que embarcan y desembarcan en el autobús.
  1. Sistema de comunicación. El sistema de comunicación es el encargado de supervisar el posicionamiento del vehículo, así como de gestionar las órdenes de cierre y apertura de las puertas que conforman la dársena. Mediante el uso de un autómata programable o PLC, y a través de la radiofrecuencia se lleva a cabo la comunicación inalámbrica entre el autobús y la dársena, ya sea de forma automática o manual.
  2. Sistema de gestión escalable.

Igual que ocurre con las puertas de la dársena, el sistema de control de apertura y cierre es un sistema modular escalable que puede ampliarse fácilmente si las necesidades de la red cambian o aumentan. El sistema de gestión se compone principalmente de tres tipos de controladores:

  • Controlador local de dársena. Es el encargado de integrar todos los elementos necesarios para controlar una única dársena.
  • Controlador local de estación. Centraliza la información de todas las dársenas de una estación en una única pantalla para poder controlarlas en un único punto.
  • Controlador de línea BRT. Permite controlar todas las estaciones de la red de autobuses en un único punto de gestión, lo que permite tener informes y datos históricos sobre las dársenas y los sistemas BRT.

 

El sistema BRT de Manusa es escalable, permite el crecimiento del mismo según lo hacen las necesidades de explotación, versátil ya que puede responder a todas las necesidades de control y seguridad requeridos, e inteligentes, porque puede identificar a los vehículos que se aproximan a la dársena y realizar una correcta apertura de puertas.

Este sistema de Manusa ayuda a tener un mayor control y seguridad en las dársenas de los autobuses, haciendo más fácil también al viajero el embarque o desembarque del vehículo.